El Govern de Quim Torra y JxCat preparan sendas denuncias por la quema de un muñeco del expresidente catalán Carles Puigdemont en Coripe (Sevilla), al considerar que podría ser constitutivo de un delito de odio. Numerosas personas han presenciado en la plaza principal de esta localidad sevillana la fiesta de la Quema del Judas, que ha tenido como protagonista a Carles Puigdemont, cuya figura ha sido quemada como ejemplo "de lo negativo para la sociedad".

"Asco extremo. Intolerable. Lo denunciaremos" ha escrito el presidente catalán, Quim Torra, en su perfil de Twitter.

Fuentes del Govern han precisado que Torra ya ha hablado con el vicepresidente catalán, Pere Aragonès, y ha pedido a los servicios jurídicos de la Generalitat que estudien el caso, con el fin de que, en la reunión del ejecutivo prevista para el próximo miércoles, se apruebe la presentación de una denuncia. Por otro lado, fuentes de JxCat han explicado que van a presentar otra denuncia ante la Fiscalía para pedirle que estudie si ha habido un delito de odio.

Además, JxCat exigirá la renuncia del alcalde de la localidad sevillana, el socialista Antonio Pérez, y pedirá que actúe el Síndic de Greuges, el defensor del pueblo catalán.

A través de su cuenta de Twitter, Carles Puigdemont ha dicho que se trata de un mensaje de "odio visceral" y ha acusado al PSOE al PSOE, que gobierna en Coripe, de ser partícipe.