La destitución de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz del Partido Popular en el Congreso de los Diputados ha generado un torrente de opiniones en la esfera política que ha llegado hasta el Gobierno de Pedro Sánchez. Desde su Ejecutiva esperan que estos cambios sean una mano tendida para el acuerdo entre ambos.

"Es un deseo, una esperanza, que esta cambio en la Portavocía sirva para que el diálogo sea fluido y que permita el entendimiento", ha apuntado la ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias. De hecho, no son pocas las voces socialistas que han situado a Álvarez de Toledo en el ala más radical de los populares.

"Entiendo el cese en clave de moderación. Es evidente que era una de las expresiones más radicales que tenía el Partido Popular", ha señalado la presidenta de la Comunidad Foral de Navarra, María Chivite. Ahora, los grandes acuerdos pasan por la negociación de la nueva cúpula del Consejo General del Poder Judicial, a la que se oponía Álvarez de Toledo.

"Yo no soy partidaria de un pacto con el PSOE por el reparto de cargos en la justicia", expuso la ya exportavoz del PP a la salida del Congreso de los Diputados, momento en que congregó a los medios de comunicación para comunicar y explicar, bajo su punto de vista, las razones de su destitución, que también ha podido deberse a su posición sobre la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

Según Álvarez de Toledo, a Casado le preocupaba su actitud en estas negociaciones. El líder de los populares también rechazaba la idea de formar un gobierno con los socialistas que supusiera la salida de Unidas Podemos, una cuestión que la exdirigente popular defendió recientemente en una entrevista concedida al diario ‘El País’ y sobre lo que insistió en su última rueda de prensa: "Un gobierno de concentración constitucionalista en España, y exigir una ruptura del PSOE con Podemos".

Por su parte, la presidenta de La Rioja celebra que la nueva portavoz sea riojana, apelando también a una oposición inteligente. "Es un orgullo que una mujer riojana vaya a ser portavoz parlamentaria en el Congreso. Te deseo lo mejor y que puedas desarrollar una inteligente oposición política para beneficio de todos", escribió en Twitter la socialista Concha Andreu.

En cambio, en defensa de Cayetana Álvarez de Toledo ha salido el vicepresidente de Castilla y León, Francisco Igea, considerado siempre un verso libre de Ciudadanos: "Expresarse no es discrepar, no es traicionar. El cesarismo está dejando huérfano de inteligencia la política nacional". Además, es un desastre, según ha asegurado, que defiende que los partidos se hacen más grandes cuando caben más voces.