Entre palmeras arrancadas de cuajo, playas desaparecidas y un paseo marítimo hundido y destrozado, ha sido la visita del ministro de Fomento en Almenara, Castellón. La imagen tras el paso del temporal es terrible, las olas han provocado el efecto del paso de un huracán con bancos farolas y parques enteros derruidos.

El Gobierno ya ha anunciado una ayuda de un millón de euros para arreglar estos destrozos. "El Gobierno ha tomado la decisión de declarar esta zona catastrófica", afirma el ministro de Fomento.

Este temporal histórico ha arrasado con todo el Mediterráneo, como por ejemplo la playa del Saler en Valencia, donde dos familias todavía continúan desalojadas.

En Requena por fin ha vuelto la luz después de más de cuatro días con cortes continuos tras el desplome de 20 torres eléctricas en pleno temporal. Pasear por Pineda y Malgrat del Mar también es pasear entre ruinas porque las olas y el viento ha destrozado el paseo marítimo, varios restaurantes y han dejado gravemente afectado un camping a pie de playa.

En La Nucía los efectos del temporal han llegado en forma de restricción de agua; prohibido beber, cocinar e incluso ducharse hasta nueva orden porque el agua está demasiado turbia para el consumo humano.