El Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha asegurado que el protocolo que se rigió en las residencias estuvo consensuado con los geriatras. De hecho, el Gobierno de Ayuso afirma que eran ellos quienes decidian sobre los traslados de ancianos a los hospitales.

Desde el Ejecutivo madrileño siguen insistiendo en que no hubo ninguna orden a la hora de decidir sobre los traslados. Según Escudero "era un protocolo de actuación" y no "una orden".

Eso mismo defendía la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en el pleno de ayer en la Asamblea de Madrid, donde aseguraba que "no ha habido una sola orden política que haya decidido traslados o no".

Con anterioridad, la presidenta de la Comunidad había llegado a afirmar que los documentos en los que se establecían dichos protocolos eran simplemente "borradores" y que nunca llegaron a enviarse a los centros sociosanitarios. Una versión que posteriormente contradijo Ruiz Escudero, que afirmó que se llegaron a enviar "por error". Sin embargo, diversos informes contradicen esta versión.

La oposición ha cargado contra su gestión con las residencias y ha tachado al Gobierno de Ayuso de "mentiroso". Además, desde Más Madrid consideran que fue "un intento de triaje masivo".

La portavoz de la patronal de residencias, Cinta Pascual, aseguraba que "era ver un médico en la residencia y comenzar a señalar mórficos", explicando así la situación que habían vivido en los centros durante los peores momentos de la pandemia.