Los reyes y sus hijas inician este fin de semana su estancia en Mallorca que este año será muy distinta a la de los veranos anteriores, desde Zarzuela insisten en que no son unas vacaciones al uso y que visitarán zonas afectadas por el coronavirus.

Serán 11 días en los que tendrán una agenda cargada de encuentros, que comenzará el lunes con la recepción en La Almudaina de autoridades locales y autonómicas, la presidenta balear Francina Armengol será la encargada de abrir la ronda de encuentros.

Esta vez no habrá posado familiar en Marivent, pero por la tarde el monarca junto a la reina, la princesa y la infanta, pasearán por las calles de Petra. Durante ese paseo realizarán una simbólica visita: se acercarán la casa Museo de Fray Junípero, cuya imagen fue atacada y pintada al acusar al religioso de racista durante la ola de protestas en Estados Unidos tras el asesinato de George Floyd.

Tampoco habrá recepción a la sociedad civil. Desde Zarzuela aseguran que este viaje no son unas vacaciones, por lo que ha optado porque visitar algunas zonas de Baleares afectadas por el coronavirus.

Como por ejemplo la visita del martes con toda la familia al barrio palmesano de Son Roca, para conocer un proyecto de integración social...

El miércoles Felipe VI tendrá su encuentro más relevante, a las 12:30 de ese día tendrá lugar el despacho con Pedro Sánchez. Será la primera vez que se vean públicamente, tras el anuncio de Zarzuela de la salida del emérito del país.

Durante su estancia, los reyes tratarán también de promocionar el turismo como hicieron en su gira por otros lugares de España. El jueves abandonarán Palma con destino, Menorca, alli visitarán diferentes barrios de la isla y se reunirán con productores agrícolas. La siguiente semana será el turno de Ibiza.