A finales de los 70 Bárbara Rey animaba a los españoles a cumplir con el fisco, pero sólo unos años después, en el 96, sería ella misma, quien disfrutaría de una cuenta en Luxemburgo, según 'Ok Diario'.

Estaría nutrida con fondos reservados del Estado para ocultar su relación con el rey Juan Carlos. El diario publica unos documentos con el número y nombre en clave de la cuenta y una primera transferencia de 26 millones de pesetas. "Antiguos miembros del CESID nos confirman que salió dinero para comprar su silencio", afirma Eduardo Inda en Al Rojo Vivo.

La cuenta figuraba a nombre de una sociedad offshore, según este periódico, que también asegura que a Bárbara Rey se le habían prometido en total 500 millones de pesetas, pagados con esos fondos públicos, para que no salieran a la luz unas grabaciones que la exvedette había realizado al rey emérito.

Unas grabaciones cuyo supuesto robo ella denunció años después, siempre sin especificar a quién había sido realizadas. Ante las preguntas de 'Ok Diario', la actriz niega haber tenido esa cuenta en Luxemburgo y haber recibido esos pagos por parte del CESID, el actual CNI.