Incredulidad en el Gobierno ante la operación de espionaje organizada por el BBVA: la ministra Valerio tacha de "demencial" la situación. Misma reacción que muestran desde Ciudadanos que aprovecha, ya de paso, para darle un palo a PP y PSOE: "El bipartidismo amparó este tipo de prácticas".

Sgún un contrato entre una de las empresas de Villarejo y el director de seguridad de la entidad, Julio Corrochano, habrían pagado por esta operación a Villarejo 500.000 euros sin el conocimiento del resto de accionistas y que el propio Corrochano confirma en El Independiente.

Y pudo ser mucho más porque Villarejo exigió 120.000 euros por la demora en los pagos y que se lo ingresaran de manera que no quedara constancia.

En el operativo del excomisario, 'K' era como llamaba al banco y se dedicó a investigar la vida personal del denominado grupo hostil. Luis Rivero al que llama 'Rio', Miguel Sebastián 'Miky' y a Juan Abelló al que apodó 'Ave'.

El objetivo era conseguir información acerca de su consumo de alcohol, drogas, e incluso sus hábitos sexuales. Información que, según los borradores de Villarejo, posteriormente se pretendía utilizar en su contra, filtrándolos a la prensa por cauces seguros.