Dos sexólogas de La Rioja aseguran haber recibido amenazas por ofrecer talleres de educación sexo-afectiva en distintos colegios de dicha comunidad. Por ello, han emprendido acciones legales ante lo que consideran una "campaña de acoso y odio" por parte de "grupos de extrema derecha".

Ruth Arriero y Bárbara Sáenz han puesto el caso en manos de sus abogados para iniciar acciones legales contra la asociación 'Los niños son intocables'; su presidente Salvador Martí; el sacerdote y miembro de esta asociación Pedro Trevijano; la asociación 'Hazte Oír'; y la abogada Polonia Castellanos, de Abogados Cristianos.

Han relatado que ambas son profesionales diplomadas, Arriero en Enfermería y Sáenz en Psicología, con titulación de posgrado en Sexología, y que llevan ya desde hace siete años realizando las charlas "normalmente contratadas por las AMPAS" en una treintena colegios de La Rioja, tanto para alumnos como para familias, padres y profesorado.

"Hemos recibido insultos y amenazas de muerte, hemos temido por nuestra integridad"

Esto, explican, es una actividad obligatoria "con contenidos recogidos en los currículos académicos y amparados por la ley", en la que "nunca hemos tenido ningún problema". Algo que cambió hace un año, cuando se distribuyó en las redes sociales un vídeo "totalmente manipulado, falso, tergiversado y sacado de contexto, era una sesión con familias".

Y es que, las amenazas han ido a más desde el pasado fin de semana, con la publicación, en una cuenta nacional de VOX, de un tuit con "audios falsos y editados", y en el que, además, se proporcionaba sus nombres y apellidos y sus fotografías. "Hemos recibido insultos e incluso amenazas de muerte, hemos temido por nuestra integridad física", ha afirmado Bárbara Sáenz.

 

"No quieren que se eduque en respeto ni en diversidad, por eso boicotean"

Además, ha recalcado que "no quieren que se eduque en respeto ni en diversidad, y, por eso, están haciendo un boicot a unas trabajadoras que lo único que queremos es ejercer nuestra profesión". Una profesión, que, en palabras de Arriero, "tiene por objeto difundir el respeto a la diversidad, trabajar por la igualdad, prevenir el acoso, los abusos sexuales y la violencia de género y fomentar los buenos tratos".

"Ha sido un fin de semana muy duro", ha subrayado Sáenz, quien ha incidido en "lo virulento del acoso, los insultos y las amenazas", y ha señalado que, a raíz de esta campaña, "ha habido centros que se han echado atrás a la hora de contratarnos por miedo a posibles represalias de la extrema derecha".

Por su parte, desde Abogados Cristianos han pedido "libertad para aquellos que no quieren que sus hijos sean adoctrinados", asegurando que "hay un Gobierno que defiende la quema de iglesias".