Dolors Bassa ha pedido que se anule la sentencia del procés soberanista dictada por el Tribunal Supremo que ha impuesto penas de nueve a 13 años de prisión y multas por la celebración a los dirigentes independentistas por la organización del referéndum ilegal y la DUI de 2017 en Cataluña.

Según han informado fuentes jurídicas a laSexta, Bassa ha basado su petición de nulidad en que en la misma sentencia se le han atribuido las competencias en materia de Educación cuando ella era, no obstante, consellera de Trabajo. Desde el Tribunal Supremo han anunciado que harán un auto de aclaración, pero esto no afectará al delito de malversación por el que ha sido condenada.

En el relato de hechos de esa sentencia del Supremo se dice que Bassa puso en marcha el plan de escuelas abiertas para que los colegios estuvieran activos en las jornadas previas al referéndum del 1 de octubre de 2017.

Por esta razón, la defensa va a plantear un incidente de nulidad. Dolors Bassa fue condenada a 12 años de prisión por un delito de sedición en concurso con malversación. Bassa ingresó por primera vez en prisión de manera provisional el 2 de noviembre de 2017 por su participación en la celebración del referéndum ilegal en Cataluña.

El 4 de diciembre fue puesta temporalmente en libertad bajo fianza y más tarde, el 23 de marzo de 2018 ingresó de nuevo en prisión provisional sin fianza.

Dolors Bassa, condenada a 12 años de prisión por sedición y malversación

Dolors Bassa | laSexta.com