La crisis municipal en el Ayuntamiento de Granada acaba con la "renuncia voluntaria" del alcalde Luis Salvador (Ciudadanos). En rueda de prensa, ha presentado su renuncia afirmando que "nunca ha tenido apego al cargo". "He disfrutado mucho, he puesto lo mejor de mí en cada lugar y también en el Ayuntamiento", ha señalado ante los medios.

Un mes después de gobierno en solitario tras el abandono de los ediles del PP, el ya exalcalde -de Ciudadanos- ha asegurado que su marcha favorecerá un Ejecutivo estable.

"Entendemos que entre las dos posibilidades solo puede ser con la lista más votada. Vamos a favorecer un gobierno estable", ha añadido, al tiempo que ha insistido en que se ha visto obligado a presentar la renuncia. "Si una opción no está clara, tiene rencillas y rencores, solo queda una opción. Quien pondría al PSOE sería el PP y los tránsfugas", ha señalado.

Asimismo, el edil de la formación naranja ha asegurado que no ha hablado de esta decisión con Inés Arrimadas y que no ha presentado antes su renuncia porque tenía que "garantizar que la ciudad y el Ayuntamiento funcionaran adecuadamente".

El pasado 8 de junio el presidente del PP de Granada, Francisco Rodríguez, anunció que los siete ediles que conforman el grupo popular renunciaban a sus competencias "en la Secretaría General" del consistorio y que abandonaban el gobierno municipal de coalición.

La razón, según expuso en rueda de prensa, fue por la negativa de Salvador a dimitir con el objetivo de favorecer la alternancia entre partidos al frente de la Alcaldía en lo que resta de legislatura, como pactaron ambas formaciones tras la celebración de las elecciones en 2019.