Para el PSOE, las diferencias entre los pactos son lo suficientemente importantes como para rechazar el acuerdo de plano. "Lo que nosotros conocemos del acuerdo, desde luego deja mucho que desear", ha manifestado Antonio Pradas, secretario de Política Federal del PSOE.

Los socialistas ponen el foco sobre todo en materia económica y social. En este último capítulo, la principal diferencia entre ambos documentos es el ingreso mínimo vital firmado hace seis meses. En el acuerdo con el PP, lo más parecido es el complemento salarial.

"Un complemento a los sueldos más bajos, un complemento a las familias que no llegan a final de mes", ha sentenciado Rivera. Una ayuda en todo caso a trabajadores y no a desempleados. En materia económica, el acuerdo con el PSOE tocaba la reforma laboral para mejorar la negociación colectiva.

Se hablaba de un impuesto a las grandes fortunas, y de subir el salario mínimo un 1%. Y nada de eso aparece ahora en el nuevo documento. "Hay gente que dice: 'El pacto con el PSOE no es exactamente igual que con el PP'. Es que entonces habría que fusionarlos y formar un nuevo partido", ha tratado de explicar el líder de Ciudadanos.

Por último, diferencias también en el capítulo institucional, como la supresión de las diputaciones. Eso exigió Rivera en su acuerdo con el PSOE, aunque ahora simplemente se hable de ahorro. "Estoy dispuesto a no tener credibilidad si es por el bien de este país", ha sentenciado Rivera. El acuerdo con el PP también incluye otra novedad: la elección directa de alcaldes en las municipales.