El detenido, un hombre de 47 años en situación irregular en España, es el principal responsable de reclutar y enviar a Irak en noviembre de 2014 a un joven marroquí de 26 años, que residía con su familia en Sagunto, y que cometió un atentado terrorista suicida que costó la vida a 33 soldados iraquíes y causó decenas de heridos con un camión lleno de explosivos.

 

Actuaba como instigador de un grupo de personas a quienes ofrecía su vivienda para llevar cabo reuniones en las que visionaban material de carácter radical además de facilitarles rutas de acceso a contenidos de Daesh e instrucciones para eliminar cualquier rastro informático que representase un riesgo, informa el Ministerio del Interior.