Agentes de la Guardia Civil han detenido al hombre que simuló en un vídeo el fusilamiento de miembros del Gobierno disparando contra fotos de Sánchez e Iglesias, entre otros líderes del Ejecutivo. Se le estaba intentando localizar para tomarle declaración en calidad de autor de un posible delito de odio.

Los cuerpos policiales tuvieron constancia, poco antes de la detención, del perfil del sospechoso después de que varios policías locales visitaran el centro donde tuvieron lugar los hechos para interrogar a los socios.

Se trata de un exmilitar que formaba parte de las Fuerzas Armadas, que actualmente trabaja como taxista en Málaga y con antecedentes penales.

De momento, sólo se le tomará declaración por lo sucedido y no pasará a disposición judicial. Fue el vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias quien compartió en redes sociales las imágenes de los hechos, que tuvieron lugar en una galería de tiro privada localizada en la Costa del Sol.

 

"Ni siquiera las amenazas de muerte de estos pseudocomandos de la ultraderecha van a distraernos de nuestra tarea de reforzar la justicia social y una recuperación económica que no deje a nadie atrás. Frente a los ultras: justicia social, democracia, libertad, Gobierno", denunció Pablo Iglesias en su cuenta de Twitter.

En el vídeo se escucha al tirador pronunciar una "sentencia" y acto seguido simular un fusilamiento. En concreto, el sospechoso dispara contra las fotografías de Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Irene Montero, Fernando Grande-Marlaska y Pablo Echenique.