El memorial a los presos de la cárcel de Carabanchel ha sido destrozado tan solo dos días después de su instalación el pasado sábado, con dos paneles llenos de nombres para recordar a los miles de represaliados franquistas que estuvieron encerrados en esta cárcel madrileña.

El memorial se financió con aportaciones voluntarias de los vecinos del barrio y de otras zonas de Madrid, así como de las asociaciones de Memoria Histórica, después que el actual Ayuntamiento, con el apoyo de Vox, retirara la subvención que otorgó en su día el anterior equipo de gobierno.

Ahora, un trozo de cartón y una brida es lo único que queda de las placas del homenaje, que mostraban los nombres de 550 de esos presos del franquismo.

La idea era continuar ampliándolo hasta completar los 1.700 nombres previstos según se fueran obteniendo los fondos necesarios y que permaneciese instalado hasta que el Ministerio del Interior decida construir el Centro de la Memoria que reclaman los vecinos.

Sin embargo, dos días después del undécimo aniversario del derribo de la cárcel, la valla del antiguo penal ha amanecido con el homenaje destruido. La Plataforma Ciudadana por el Centro de la Memoria Cárcel de Carabanchel afirma haberse quedado "sin palabras", mientras que desde Más Madrid la concejala Esther Gómez ha lamentado que este acto vandálico "sea la tolerancia a la recuperación de la memoria de los que fueron encarcelados en Carabanchel durante la dictadura" porque "así no se construye ciudad ni democracia".

 

La también edil de la formación, Estrella Sánchez, que estuvo asimismo presente en el acto de inauguración ha lamentado que las placas instaladas en la valla "con tanto esfuerzo por vecinos y colectivos de memoria" hayan sido arrancadas. "Es una gran falta de respeto y prueba de que esta democracia y esta Constitución que hoy estamos celebrando en la Puerta del Sol todavía le queda mucho camino", ha dicho, en alusión al acto institucional en el que participaba por el aniversario de la Carta Magna.

"No sabemos respetar los deseos de todas las partes. Parece que una parte tiene que estar siempre olvidada y escondida. Es una triste pena pero seguiremos trabajando y recabando fondos para colocar esas placas. Por justicia y memoria", ha asegurado la edil.

El memorial era la respuesta ciudadana al 'no' del actual Gobierno municipal a erigir el homenaje acordado por el Comisionado de la Memoria Histórica, compuesto por representantes de todas las formaciones políticas en la pasada legislatura.