150 personas dentro de un local sin guardar la distancia de seguridad, y 85 más esperando para poder entrar, 70 de las cuales aseguraban que tenían confirmada una reserva por parte del bar. Ese es el panorama con el que se topó la Policía Nacional la noche del pasado miércoles tres de mayo en Bahía Terraza, un local de fiesta ubicado en El Plantío, cerca del municipio madrileño de Majadahonda.

A pesar de que la discoteca cuenta con una zona interior y una zona exterior, el local no tiene la licencia de terraza, que los propietarios habían solicitado ese mismo día. En el perfil del bar en redes sociales se llevaba anunciando la fiesta desde el lunes; el martes tenían todo vendido y anunciaban nuevas fiestas para todo el fin de semana.

Los propietarios del local tienen una versión diferente: aseguran que cumplen con todas las medida sanitarias necesarias. También, cuentan a laSexta que hasta el lugar se acercaron varios agentes de la Policía Municipal al principio de la noche y que ellos mismos corroboraron que se cumplían con las medida sanitarias.

Fue más tarde cuando apareció la Policía Nacional, alertados por una llamada de un particular al teléfono de Emergencias. Estos agentes desalojaron la discoteca e hicieron la propuesta para sanción grave, que podría pasar de los 6.000 euros por violar las medidas del estado de alarma.

En el bar, además de no cumplirse con la distancia de seguridad necesaria, los asistentes compartían bebidas y cachimbas.

Además, tal y como explica Manuel Marlasca, jefe de Investigación de laSexta, el propietario podría ser doblemente multado porque no tenía licencia de terraza sino licencia de bar especial, por lo que no podía abrir el loca.

Casos similares

En Hospitalet de Llobregat los Mossos d'Esquadra han denunciado a un hombre de 31 años que creó un bar clandestino en su propio piso: ofrecía comida para llevar y aceptando reservas para comer dentro del domicilio.

Cuando los agentes se personaron en el lugar encontraron un congelador de tamaño industrial, seis mesas y varias sillas apiladas.

Y Tomelloso, en Ciudad Real, fue protagonista de un macrobotellón donde cientos de jóvenes se saltaron el protocolo sanitario.

Illa pide la colaboración de los capitanes de fútbol

Ante estas imágenes de gran irresponsabilidad que se repiten en diferentes puntos de España, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, se ha reunido con capitanes de fútbol para que ayuden a crear conciencia social.

"Son un referente social y en este momento es fundamental que los referentes sociales inculquen responsabilidad a la ciudadanía. Lo decidí cuando vi las imágenes de Tomelloso", ha explicado el ministro.

"El héroe que yo tengo en la cabeza es quien recibe el Princesa de Asturias, el médico, pero a quien escucha la ciudadanía, la gente joven, es a quien escucha", ha aclarado así su decisión.