La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunciaba que el PP llevará a la Fiscalía a siete empresas relacionadas con el PSOE en el Gobierno de España para que se investigue la compra de mascarillas a través de los contratos de emergencia. Poco después se hacía efecivo.

Así lo aseguraba Díaz Ayuso en el primer pleno de la Asamblea al que asistía desde que se desató la polémica en el seno del PP por la supuesta trama de espionaje por las comisiones que recibió su hermano por la compra de mascarillas durante la primera ola del coronavirus. "Vamos a empezar a investigar a todos", advertía la presidenta de la Comunidad de Madrid.

Es la respuesta del PP de Madrid tras la investigación abierta por Anticorrupción por un contrato de 1,5 millones de euros adjudicado a dedo a una empresa cercana a la familia de Ayuso y la comisión del hermano de la presidenta. "Ahora les tocará a ustedes dar explicaciones, se ha defendido Ayuso en el hemiciclo. "Yo he dado 1.000 explicaciones más sobre el contrato de mi hermano que usted, Mónica García, sobre el sueldo de más que cobró en esta Asamblea", decía Ayuso a la líder de Más Madrid. A lo que García le respondía: "De la Sanidad no se roba, señora Ayuso".

Según avanzaba Ayuso, son contratos que superaron los 326 millones de euros al erario público y con los que se habrían administrado incluso mascarillas por un valor entre un 25 y un 500 % por encima de las adjudicaciones anteriores en un mismo momento. "En algunos casos incluso no llegó el material, dejaron, por tanto, sin protección a muchos sanitarios y a muchos pacientes y en otros casos no se llegaron a reintegrar las cantidades abonadas adelantadas", seguía Ayuso.

"El Partido Popular va a hacer algo muy sencillo: utilizar los mismos argumentos que el PSOE utilizó ante la Fiscalía el 18 de febrero. Vamos a empezar a investigar todo lo que han hecho ustedes durante las compras de las mascarillas durante estos procedimientos", sentenciaba.