El miedo ante la pandemia de coronavirus es caldo de cultivo para los bulos y las informaciones falsas, que en estos días de crisis sanitaria proliferan en Internet, particularmente a través de las redes sociales. Sin embargo, además de contribuir al temor y a la confusión, divulgar noticias falsas puede constituir un delito.

Por este motivo, la Fiscalía General del Estado ha recopilado en un documento los diferentes delitos en que se podría estar incurriendo al difundir noticias falsas, entre los que figuran los delitos de odio o las injurias y calumnias, e incluso desórdenes públicos, así como contra la salud pública o estafas, en el caso de la venta de 'productos milagro' contra la enfermedad.

"Dependiendo de a qué se refieran y con qué intención sean difundidas", apunta la Fiscalía, las 'fake news', pueden integrar diferentes tipos penales:

- Delitos de odio, castigados con pena de prisión de 6 meses a 2 años y multa de 6 a 12 meses.

- Descubrimiento y revelación de secretos, si la información falsa va acompañada de datos personales auténticos (2 a 5 años de prisión).

- Delito contra la integridad moral, en casos "de muy extrema gravedad" y cuando la víctima es una persona individual (castigado con pena de prisión de 6 meses a 2 años).

- Desórdenes públicos: cuando las noticias falsas contengan "mensajes de alarma, atentados terroristas o catástrofes, las cuales implican situaciones de peligro para la sociedad o hacen necesario el auxilio y la activación de los servicios de emergencia". Pueden conllevar una pena de prisión de 3 meses y 1 día a 1 año o multa de 3 a 18 meses.

- Injurias y calumnias: los bulos también pueden constituir delitos de injurias, que con publicidad se castigan una multa de 6 a 14 meses y, sin ella, de 3 a 7 meses; o de calumnias (6 meses a 2 años o multa de 12 a 24 meses, si se propagan con publicidad y, en otro caso, con multa de 6 a 12 meses).

- Delito contra la salud pública, estafa e intrusismo:

Las noticias "sobre métodos curativos sin contrastar médicamente o claramente ineficaces" han sido denunciadas en el pasado por la Fiscalía por si pudieran integrar un delito contra la salud pública, aunque, reconoce el Ministerio Público, "no resulta fácil obtener condenas para quienes simplemente los dan a conocer atribuyéndoles falsas propiedades".

Sin embargo, si existe un negocio a partir de esa noticia falsa, sobre las supuestas propiedades curativas de una determinada sustancia, estaríamos ante un delito de estafa (prisión de 6 meses a 3 años) y posiblemente intrusismo. En plena crisis sanitaria, advierte el Ministerio Público, se han detectado estafas consistentes en captar dinero para curar el COVID-19 o links con falsos diagnósticos para conseguir datos personales.

- Delitos contra el mercado y los consumidores

La falsedad informativa también se castiga en el ámbito relacionado con el consumo (el Código Penal castiga vender productos o servicios haciendo alegaciones falsas sobre los mismos) y los mercados (si se difunden noticias falsas sobre personas o empresas para influir en los mercados).