Expertos en Salud Pública han puesto en duda la eficacia de realizar test masivos de diagnóstico de COVID-19. Un posicionamiento que han manifestado después de que el municipio madrileño de Torrejón de Ardoz iniciara una campaña para hacer pruebas entre sus habitantes.

La Asociación Madrileña de Salud Pública (AMaSaP) y la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) han rechazado en un comunicado la realización de los test masivos, apuntando diversos motivos.

En primer lugar, consideran que esta medida puede proporcionar una falsa sensación de seguridad y tranquilidad, que desembocaría en un mayor riesgo de transmisión del virus entre la población en general. Para que fueran eficaces y se obtuvieran imágenes de cada momento, habría que repetir las pruebas cada semana.

Consideran que puede provocar el colapso del sistema de diagnóstico y un aumento de contagios

Además, los expertos de ambas entidades destacan que los test masivos de anticuerpos no son estudios científicos de seroprevalencia, para lo que bastaría con hacer pruebas a una muestra entre 1000 y 2000 personas. Al respecto, han recordado que el Ministerio de Sanidad ya está realizando un estudio de seroprevalencia a nivel nacional.

Asimismo, remarcan que la realización masiva de pruebas tiene un gran coste para la ciudadanía, cuyos impuestos "se podrían destinar a otros fines con impacto positivo sobre la salud", como el refuerzo de la "plantilla de Atención Primaria". En este sentido, destacan que si el caso de Torrejón de Ardoz se trasladara a toda la población española, el coste sería de 2.000 millones de euros.

Por último, estos expertos advierten de un posible colapso de "la capacidad diagnóstica del sistema sanitario, impidiendo la detección rápida y adecuada de nuevos brotes, con el consiguiente riesgo de diseminación, lo que obligaría a nuevos confinamientos de la población".