Días ajetreados en el independentismo catalán. Al lío por la mesa de diálogo con el Gobierno nacional se une la detención, esta pasada noche, del expresident Carles Puigdemont en Cerdeña. Sobre él, pese a ser eurodiputado, pesaba una euroorden de detención, pese a que el TGUE estableció que ningún Estado miembro podía ejecutar dicha orden y entregarle a España. Desde la defensa de Puigdemont lo tienen claro: quedará libre "en un día más o menos".

La audiencia ante el juez italiano podría ser retrasada al sábado. Así lo ha pedido la defensa, que quiere que el juez tenga tiempo para controlar todos los documentos. De momento, en la cárcel el expresident se prepara para una declaración de la que depende su futuro.

Esta mañana, Gonzalo Boye, abogado del expresident, se ha mostrado muy tajante en una entrevista con la Cadena Ser: "El Tribunal Supremo lleva mucho tiempo sin entender que hay un espacio único europeo", ha defendido.

"El hecho de que la orden [del Supremo] esté en el sistema no implica que sea ejecutable", ha insistido el abogado, que ha explicado que cuando se emite una euroorden ésta queda registrada "hasta que el Supremo la retire", pero que el Tribunal General europeo les dijo "que eso no implica que sea ejecutable por ninguna autoridad europea".

Esto hace que la defensa del expresident tenga claro que éste va a quedar libre próximamente: "De momento es la Policía italiana quien lo ha detenido, no la autoridad judicial", ha dicho, reiterando que en el momento en el que intervengan las autoridades judiciales "en un día más o menos lo dejarán en libertad".

"Es la cuarta vez que pasa", ha explicado Boye, recordando que la semana pasada Puigdemont estuvo en Francia, pasó "50 o 60 controles" y "a nadie se le ocurrió detenerle". "Ahora ha pasado esto y esto demuestra que tenemos razón y que el Tribunal General fue engañado", ha zanjado.

Además, el letrado ha denunciado que entre los agentes que detuvieron al expresident había policías españoles. "No sé si en el operativo de la detención, pero sí sé que estaban en el aeropuerto y se dirigieron a él para proceder a la detención", ha criticado. Este punto ha sido desmentido por el Ejecutivo.

En este punto, Boye ha anunciado que pedirán medidas cautelares "que son de ejecución obligada". "Tendrá que cesar la situación en la que está Puigdemont sin peruicio de lo que se haga en el Gobierno de Italia", ha incidido.

En palabras del abogado, Puidemont está "muy tranquilo". "Entiende cuál es la posición política en este caso", ha dicho. El expresident, por su parte, ha actualizado su cuenta de Twitter con un mensaje en el que se podía leer 'Free Puigdemont' (libertad para Puigdemont) y 'Never surrender' (No rendirse).

 

El Gobierno señala que Puigdemont "debe someterse" a la Justicia

El Gobierno de Pedro Sánchez también se ha pronunciado este martes. Desde el Ejecutivo se ha señalado que Puigdemont "debe someterse a la acción de la Justicia exactamente igual que cualquier otro ciudadano" y que su detención "obedece a un procedimiento judicial en curso que se aplica a cualquier ciudadano de la Unión Europea".

En la misma línea expone que el expresident fugado "debe responder de sus actos ante los tribunales" y manifiesta su "respeto" a las decisiones de las autoridades y tribunales italianos, "igual que siempre lo ha hecho con los tribunales españoles y europeos que han dictado resoluciones en los procedimientos judiciales que afectan a Puigdemont".

Pero, ¿no tenía inmunidad por ser europarlamentario?

Según explican fuentes jurídicas a laSexta, los eurodiputados gozan del privilegio de la inmunidad, pero Puigdemont en este momento lo tiene suspendido por decisión de la Eurocámara.

Sin embargo, y pese a que la inmunidad está suspendida, el TGUE decía en el auto que "nada permite considerar que las autoridades judiciales belgas o que las autoridades de otro Estado miembro puedan ejecutar las órdenes de detención europeas dictadas contra los diputados y entregarlos a las autoridades españolas" hasta que no se resuelva una cuestión prejudicial. Esta cuestión fue planteada por el juez Llarena en marzo pasado ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea para saber el alcance de sus órdenes europeas de detención una vez que Bélgica había denegado la entrega por sedición, explica el periodista de laSexta Alfonso Pérez Medina.

Por lo tanto, y pese a lo que dice el abogado de Boye, las autoridades italianas tienen que decidir si inician un procedimiento de entrega a España similar al que se vivió cuando el expresidente autonómico fue detenido en Schleswig Holstein (Alemania) en 2018 tras cruzar la frontera desde Dinamarca en dirección a Bélgica. Otra opción es que, en virtud del auto del TGUE, consideran que ningún estado europeo puede ejecutar las órdenes de detención y abrir un proceso para entregarlos a España.