El Ministerio de Defensa está formando rastreadores entre las filas del Ejército para cooperar con las comunidades autónomas en caso de que sea necesario y estas lo soliciten.

Así lo ha anunciado la ministra Margarita Robles en una entrevista en 'Espejo Público' en la que, además, ha explicado que el Gobierno apoya a las autonomías y descarta, por el momento, "recuperar el mando único del estado de alarma".

"Si cualquier Comunidad Autónoma entiende que, por falta de medios, las Fuerzas Armadas son necesarias para rastreos o desinfecciones, pueden acudir al Ejército", ha señalado la dirigente socialista.

Las autonomías, por su parte, están estableciendo redes de rastreadores para que controlen los contagios y eviten nuevos brotes. Su función es localizar la red de contactos que ha tenido un positivo en COVID-19 para evitar la expansión del virus.

El Ejército de Tierra se personó a mediados de julio en Aragón, a petición de un alcalde de Zaragoza, para ayudar a contener un brote de coronavirus. Entre otras medidas, instalaron un campamento para los temporeros que habían resultado infectados

Además, cuando se decretó el estado de alarma la Unidad Militar de Emergencias (UME) se desplegó en residencias y centros sociosanitarios para trabajar en su desinfección y construyó hospitales de campaña.

Al respecto, la ministra de Defensa ha recordado que "su función es prestar la ayuda necesaria a la población" y ha recordado que "cuando estamos frente a una pandemia, y está en riesgo la salud de todos, tenemos que estar juntos". "La gente puede contar con el Ejército", ha sentenciado.