Julián Leal, portavoz hasta hace una par de meses del Sindicato Mayoritario de Policía, dimitió tras participar en una protesta organizada por un grupo neonazi. Este jueves declara como testigo junto a otros cinco miembros del chat de la Policía Municipal de Madrid en el que se escribieron mensajes lamentables.

La defensa de los tres investigados ha pedido que declaren estos seis agentes. Según ha podido saber laSexta, han defendido que se trata de un grupo privado sin relevancia pública, apoyando así la versión de sus compañeros. Un agente fue quien denunció los hechos.

Entre los mensajes también se incluían insultos hacia periodistas como Antonio García Ferreras y Ana Pastor y amenazas contra la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena. Los tres investigados están acusados de un delito de odio, de amenazas y de injurias y continúan suspendidos de empleo y sueldo.