Muchos de los menores que han llegado en la última semana a Ceuta se esconden en lugares donde no puedan ser reconocidos ni encontrados por la Policía. Son todos aquellos que no han sido expulsados tras la llegada masiva de migrantes a España y que llevan todos estos días evitando ser devueltos a su país.

Es gracias a la generosidad de los vecinos de la ciudad autónoma que en días como hoy, de lluvia y frío, consiguen protegerse. Muchos son los que se han movilizado para hacerles llegar abrigo para la noche y ropa seca para durante el día. También comida y agua, las únicas a las que estos niños pueden acceder.

Un equipo de laSexta ha podido charlar con Abdellah Mustafa, que pertenece al 'Grupo contra la injusticia de Ceuta' y es vecino de Ceuta. Es una de esas personas que está tratando de ayudar a los pequeños y cuenta que los menores duermen en una especie de chabolas que ellos mismos han preparado en el monte, entre la vegetación, y las protegen con bolsas de plástico de la lluvia.

Pero el suelo sobre el que pasan las noches y toda su ropa se ha empapado, por eso, la prioridad ahora de quienes les ayudan es "encontrar chubasqueros y paraguas". La suya, la de los menores, es la de seguir manteniéndose ocultos y esquivar a la policía para evitar ser expulsados.