El Gobierno da por hecho que saldrá adelante la prórroga del estado de alarma tras la oferta de Pedro Sánchez de revisarlo a los cuatro meses, hasta el 9 de marzo, y levantarlo si es posible.

"Dentro de cuatro meses, si el Consejo de Política Interterritorial considera que ya no es necesario, el Gobierno levantará el estado de alarma", ha dicho en la sesión de control al Gobierno de este miércoles. .

Una propuesta que no convence al PP, que propone un estado de alarma de ocho semanas y la comparecencia del presidente en el Congreso cada 15 días para que rinda cuentas. Y es que ese es otro escollo.

Rendición de cuentas cada dos meses

También los socios de investidura consideran que debe haber comparecencias periódicamente, y en eso parece que Sánchez puede ceder. El PSOE dice estar dispuesto a aceptar que acuda al Parlamento cada dos meses, como ha planteado ERC. Que también pide que el ministro Salvador Illa lo haga mensualmente ante la Comisión de Sanidad del Congreso.

Asimismo, ERC propone que, pasados cuatro meses de la prórroga del estado de alarma, la conferencia de presidentes autonómicos pueda pedir al Gobierno que levante el estado de alarma, previo acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, y en función de cómo evolucione la situación del coronavirus.

Más País y Compromís han presentado por su parte sendas enmiendas para que Pedro Sánchez comparezca cada mes. Ciudadanos proponen prórroga hasta el 9 de febrero y que acuda al Congreso a comparecer cada mes. Solo el PNV parece tener claro que apoyarán el estado de alarma.

En EH Bildu también son partidarios de un control parlamentario cada dos meses, aunque su formación no lo ha hablado con con el Gobierno. La propuesta de JxCat es prórroga hasta el 9 de noviembre con control parlamentario y prórrogas de como mucho dos meses y que sea Sánchez el que las defienda en el Congreso.

Porque el hecho de que sea el ministro de Sanidad y no el presidente el que este jueves defienda en el Pleno esta prórroga también ha irritado a algunos. El PP lo tacha de "escándalo" y no descartan que, aún así, sea el propio Pablo Casado el que intervenga en nombre de los populares.

Será Illa y no Sánchez el que defienda la prórroga en el Pleno del Congreso

El PP también ha confirmado contactos con formaciones políticas salvo Bildu "para garantizar el control parlamentario. Por la presión de la oposición, el Gobierno se ha visto en la obligación de rectificar y decir ahora que estaría dispuesto a un control de dos meses. Extremo totalmente insuficiente, como recogemos en nuestra proposición de resolución", y avanzan que no descartan apoyar proposiciones de resolución de otras formaciones políticas.