El Ministerio de Sanidad ha actualizado las cifras que reflejan cómo evoluciona la pandemia de coronavirus en España y ha añadido este miércoles 38.869 nuevos contagios de COVID-19. De estos casos acumulados, 16.033 han sido registrados en el último día. Además, Sanidad ha sumado 195 nuevas muertes por el virus.

Los datos reflejan una situación que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha calificado de "preocupante", con un alza importante de casos. La Incidencia Acumulada se sitúa en los 492,88 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Este indicador sube en todas las comunidades autónomas, especialmente en Murcia que ayer estaba con una Incidencia Acumulada de 279 y hoy pasa a 713. Se sitúa así en segundo lugar, por detrás de Extremadura, que está en 1131 casos.

También crecen las hospitalizaciones por pacientes con coronavirus, superando los 18.000 ingresos. Esto se refleja con una presión en plata del 14,64% y en camas UCI del 27,76%.

Desde el inicio de la pandemia en España 52.878 personas han fallecido a causa del coronavirus y un total de 2.176.089 se han contagiado de la enfermedad, confirmados por prueba PCR.

Las comunidades reaccionan con restricciones al aumento de casos

Ante el aumento de casos después de las fiestas de Navidad, algunas comunidades autónomas han decidido endurecer las restricciones para frenar la expansión de la tercera ola.

Así, Navarra mantendrá el cierre perimetral y ha decretado el cierre de la hostelería a partir de las 21:00 horas. Por su parte, Galicia ha adelantado el toque de queda a las 22:00 horas y solo cuatro personas podrán participar en las reuniones sociales. Y Murcia ha prohibido toda reunión social con no convivientes durante 14 días.

En Castilla y León no se podrá consumir en el interior de bares y restaurantes durante 14 días y se cierran las superficies comerciales, los centros deportivos y las casas de apuestas. También imponen un cierre perimetral hasta el fin del estado de alarma.

Cantabria también prorroga el cierre perimetral, al igual que la Comunidad Valenciana y Aragón. Lo mismo en La Rioja y Cataluña, donde además hay confinamientos municipales. Extremadura ha cerrado la hostelería y la restauración y el comercio no esencial en las grandes localidades, al tiempo que restringe al máximo la movilidad entre municipios.