El Ministerio de Sanidad ha notificado este jueves 17.853 nuevos contagios, de los cuales 7.181 se han registrado en el último día. Además, se han añadido 513 muertos por COVID-19 en las últimas 24 horas a las cifras oficiales que reflejan la evolución de la pandemia de coronavirus.

La incidencia acumulada mantiene su bajada y se sitúa en los 540 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes. Y aunque baja en todas las comunidades todavía hay tres en las que se mantiene por encima de los 700 contagios, que son la Comunidad Valenciana, Melilla y Castilla y León. Con estos datos, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha recordado que "siguen siendo datos muy por encima de los umbrales establecidos, de muy alto riesgo, por lo que tenemos que seguir teniendo cuidado con las medidas de control de la transmisión porque todavía no estamos en un lugar seguro".

Por otro lado, mejora también la presión asistencial con 1.321 menos hospitalizados que en el día anterior. La ocupación en planta desciende un punto con respecto a ayer y se sitúa en el 18,27%. También baja un punto la ocupación de camas UCI por pacientes COVID-19, que se encuentra en el 40,51%. Una ocupación que "sigue siendo altísima" y que sigue provocando la reprogramación asistencial hospitalaria, tal y como ha explicado Simón.

Desde el inicio de la pandemia, en España han fallecido 64.217 personas a causa del coronavirus y un total de 3.041.454 se han contagiado de la enfermedad, confirmadas por prueba PCR.

Con la estabilización de las cifras en los últimos días y la bajada, lenta, de la incidencia acumulada, algunas comunidades autónomas han optado por empezar a relajar las restricciones, como el País Vasco o Castilla-La Mancha, donde han vuelto a levantar las persianas de sus bares en las últimas horas.

Aunque según la ministra de Sanidad, Carolina Darias, este no sería el sentir general de las autonomías, que ayer en el Consejo Interterritorial de Salud habrían "manifestado que, a pesar de que han ido bajando en la IA, van a mantener las medidas restrictivas para estar alerta ante la nueva variante".

No obstante, la Organización Mundial de la Salud ha advertido de las graves consecuencias que tiene una precipitada desescalada pese a la caída de los contagios en Europa, mencionando expresamente el caso de España.

"Reducciones relativas no significa que las tasas de transmisión sean bajas. En España vemos una caída relativa muy significativa, pero las tasas de transmisión se mantienen muy altas", ha dicho en rueda de prensa la responsable de Emergencias, Catherine Smallwood. Los riesgos de levantar restricciones antes de tiempo, explica la experta, quedaron "claros" después de las vacaciones de verano, que se tradujeron en un resurgimiento elevado de los casos en otoño.