España ha sumado este martes 6.292 nuevos contagios de coronavirus a las cifras oficiales que reporta el Ministerio de Sanidad sobre la evolución de la pandemia. De estos casos, 4.042 contagios se han añadido en el las últimas 24 horas. Además, los muertos por COVID-19 ascienden a 100 en el último día. Cabe destacar que en esta última jornada Andalucía no ha podido actualizar los datos por problemas técnicos.

La incidencia acumulada (IA) baja tres puntos respecto al día anterior y se sitúa en 196 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Y a pesar de la bajada de este dato a nivel nacional, la IA ha ascendido en diez comunidades autónomas.

En cuanto a la presión hospitalaria, los ingresos de pacientes con coronavirus han descendido levemente y se sitúan por debajo de los 10.000 casos. La situación en las UCI, sin embargo, se mantiene en el 21,56% de ocupación.

Desde el inicio de la pandemia, en España han fallecido 76.625 personas a causa del coronavirus y un total de 3.376.548 se han contagiado de la enfermedad y han sido confirmadas por prueba PCR.

Para frenar esta pandemia, las vacunas son la clave y tras varios meses de campaña los resultados que dejan son muy esperanzadores. Hoy se ha dado a conocer un estudio pionero que detalla que el uso de la vacuna de Pfizer reduce la mortalidad en un 98%. Se basa en los datos obtenidos tras la vacunación en las residencias catalanas, donde gracias a la protección de los mayores, la mortalidad en pacientes COVID-19 se ha reducido en un 98%, mientras que la necesidad de ser hospitalizado en un 97%.

En esta semana, España parece ir encaminada a marcar nuevos récords de vacunación frente al coronavirus. Este mismo martes, las comunidades recibirán más de 139.000 dosis de AstraZeneca, que se añaden a las 3.232.200 vacunas que ya se han distribuido de este tipo, y las que algunas regiones piden que se puedan usar en personas de menos de 60 años para seguir avanzando con los grupos.

La mala noticia llega por parte de la vacuna de Jenssen, ya que se retrasa su entrega en Europa después de que la autoridad sanitaria estadounidense haya pedido paralizar su administración para investigar seis casos de trombos y su posible relación con la vacuna.