La ministra de Sanidad, Carolina Darias, no ha descartado este viernes que el Gobierno pueda ampliar el estado de alarma más allá de su vencimiento el próximo 9 de mayo, aunque ha dejado claro que "el objetivo" actual de su departamento es que la incidencia acumulada baje hasta los 50 casos por 100.000 habitantes.

"Tenemos que verlo, ahora en lo que estamos es en bajar la incidencia", ha respondido la ministra tras ser preguntada por la prórroga del estado de alarma. En una entrevista en RNE, Darias ha insistido en que, una vez" se alcance esa cifra, se buscará llegar hasta un "escenario de normalidad", cifrado en 25.

Todo dependerá, ha recalcado la titular de Sanidad, del "comportamiento ejemplar de la ciudadanía", fundamental a la hora de "atajar" el COVID-19. "El camino no es mirar hacia atrás", ha señalado Darias, que ha asegurado que dirigentes y ciudadanos deben "aprender de lo vivido".

La portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha dicho posteriormente que es precipitado avanzar si el Gobierno prolongará el estado de alarma, algo sobre lo que se tomará una decisión consultando a los expertos y en función de la situación epidemiológica del país: "Hoy por hoy es prematuro y habrá que esperar a aproximarnos a esa fecha para tener una idea de cómo se va a comportar la epidemia", ha dicho la portavoz.

Por eso, ha subrayado que "no hay ninguna decisión predeterminada" y cuando se acerquen esas fechas próximas a la extinción del estado de alarma el Ejecutivo consultará con los expertos y en función de la prevalencia que tenga la enfermedad en ese momento. "Es todavía precipitado y ojalá los indicadores vayan en una línea descendente como se van marcando las últimas semanas y evitemos una cuarta ola, que sería lo que de alguna manera justificaría la prolongación de un estado de alarma", ha subrayado Montero.

Sobre este punto ha destacado que lo que quiere decir es que "justamente" cuando se aproxime el 9 de mayo, se revisará el único parámetro que ha sido "la guía" del Ejecutivo para decidir, que son los indicadores epidemiológicos. Ha indicado además que no tiene criterio para determinar si entonces los indicadores van a estar en niveles que aconsejen mantener el estado de alarma.

Este viernes, el BOE ha publicado las medidas de obligado cumplimiento para la festividad de San José y la Semana Santa, que incluyen el cierre perimetral de todas las comunidades autónomas, al que se opone expresamente la de Madrid, el toque queda de 23 a 6 horas y las reuniones de un máximo de 6 personas en espacios abiertos.

La normas, acordadas en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud del pasado miércoles y que entran en vigor en el momento de su publicación, se fijan para el periodo comprendido entre el 17 y el 21 de marzo en aquellas comunidades en las que sea festivo el día 19 de marzo; y desde el 26 de marzo al 9 de abril de 2021 en todo el territorio, según establece el documento.

El cierre perimetral afectará a todas las comunidades y ciudades autónomas, aunque la entrada en Canarias y Baleares se limitara a los supuestos establecidos en el Real Decreto 926/2020 de 25 de octubre, es decir, los del actual estado de alarma. Así, no está permitido el turismo nacional y sólo están autorizados los viajes a las islas por motivos laborales, visitas al médico o exámenes, entre otros.

El texto de Sanidad especifica que la Comunidad de Madrid ha formulado voto particular negativo y Cataluña no ha emitido voto, aunque recuerda que "este acuerdo de declaración de actuaciones coordinadas obliga a todas las comunidades autónomas y ciudades autónomas, con independencia del sentido de su voto".