El Gobierno de Canarias podrá reclamar ayuda de los Fondos de Solidaridad de la Unión Europea para paliar los daños causados por la erupción del volcán en La Palma al sobrepasar su importe los 400 millones de euros, según ha avanzado este martes su presidente, Ángel Víctor Torres.

El presidente canario ha explicado que se cumplen las condiciones para acogerse a estos fondos, ya que en el caso de las regiones ultraperiféricas los daños ocasionados deben suponer un 1% del PIB de la comunidad, es decir 400 millones de euros, y "está claro" que se superarán.

Esta ayuda permitirá aliviar la situación de la isla de La Palma y, fundamentalmente, se destinará a infraestructuras de carácter público, como carreteras, redes hidráulicas, colegios y alojamientos provisionales, ha indicado Torres.

Así mismo, ha señalado que en la reunión con Ferreira también se han abordado los fondos agrícolas y ha afirmado que desde el Ejecutivo canario "se están arbitrando todos los mecanismos posibles" para acogerse "al mayor número de ayudas", por ser una zona catastrófica.

Torres se ha mostrado comprometido a "responder al drama de las personas que han perdido su casa, sus terrenos y sus negocios" y ha añadido que desde el Servicio Canario de Empleo se buscan mecanismos para ayudar a las personas que han perdido su sustento de vida.

El Gobierno activa el Consorcio de Seguros

Paralelamente, el Gobierno central ha activado el Consorcio de Compensación de Seguros para poner a disposición de los afectados por el volcán de La Palma un teléfono gratuito y una página web donde puedan agilizar la tramitación de los daños que les haya ocasionado la erupción volcánica.

La portavoz del Ejecutivo Isabel Rodríguez ha informado además de que se han mantenido conversaciones con entidades bancarias para que pongan disposición de los evacuados los inmuebles que tengan vacíos, iniciativa que ha tenido buena acogida, según ha explicado.

Según ha informado la ministra portavoz, hasta el momento han sido evacuadas 6.000 personas de la zona de la erupción, 50 de ellas con movilidad reducida, y ya son 183 viviendas y unas 200 las infraestructuras como "piscinas o canchas de tenis" afectadas por esta catástrofe, sin que haya que lamentar por el momento daños personales.