Tras llevarse a cabo la ronda de consultas, Felipe VI no propuso ningún candidato para ser investido. Un hecho que se traduce en nuevas elecciones el próximo 10 de noviembre. De darse, estas serán las cuartas en cuatro años (diciembre de 2015, junio de 2016, abril de 2019 y noviembre de 2019).

Sin embargo, este bloqueo político ha acabado con la paciencia de los españoles, que han mostrado su enfado y frustración con los diputados a través de la plataforma 'Change.org'. Con el lema 'Si no curras, no cobras', las más de 600.000 personas que han firmado reclaman que los parlamentarios renuncien a la llamada "indemnización de transición" tras la disolución de las Cortes.

Esta representa la suma que cada diputado habría ganado como sueldo desde que se disuelve el Parlamento hasta la jornada de reflexión previa al día de la votación. La campaña exige que renuncien a este dinero ya que, durante ese tiempo, no van a realizar su trabajo.

"Un año más, 350 diputados han decidido dedicar la vuelta de sus vacaciones a reírse de 46 millones de españoles", denuncia la petición. Según indica, "el pasado mes de mayo, al disolverse las Cortes, 216 diputados (prácticamente todos los que podían pedirla) pidieron su indemnización". En la campaña han señalado que solo cinco renunciaron a este dinero

"Pídele a los diputados del Congreso que por una vez piensen en los ciudadanos y no soliciten la llamada 'indemnización de transición'. Ya se han reído de nosotros suficiente", concluye la iniciativa.