El consejo político de la CUP ha decidido este sábado presentarse por primera vez a unas elecciones generales, las que se celebrarán el 10 de noviembre, ante el escenario de "excepcionalidad democrática" con el objetivo de defender el derecho a la autodeterminación y "decirle al Estado que se vaya".

Lo ha anunciado tras la reunión del máximo órgano de gobierno de la formación anticapitalista la exdiputada Mireia Vehí, quien ha asegurado que no concurren para "bloquear" sino para "hacer política desde todos los ámbitos, espacios e instituciones" y para decirle al Estado "que se vayan y no vuelvan".

No obstante, ha alertado que la CUP no proporcionará "ninguna garantía de gobernabilidad hasta que no se reconozca el derecho a la autodeterminación, la amnistía y todos aquellos derechos fundamentales para la supervivencia de las clases trabajadoras".