La CUP ha emitido un comunicado por el cual rechaza el apoyo de Esquerra a la investidura de Pedró Sánchez y se reafirma en su "no" al candidato socialista. La formación ha asegurado que el acuerdo ERC-PSOE contribuye a "dar aire a la represión" y "supone un retroceso para los derechos del pueblo y los trabajadores".

"La CUP-PR considera que el acuerdo de ERC para dar su apoyo a la investidura de Pedro Sánchez y, por tanto, al pacto de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos, está lejos de resolver el conflicto político del Estado con Cataluña, ya que no sitúa el derecho a la autodeterminación, la amnistía de las personas represaliadas y los derechos sociales como ejes principales para su resolución", ha señalado.

 

"En este sentido, los anticapitalistas quieren recordar que este acuerdo de investidura se da en un contexto de altísima represión donde el Estado español sigue instrumentalizando los aparatos judiciales y policiales en función de sus intereses", han destacado desde la CUP.

En esta línea, han apuntado que "mientras se da el pacto de estabilidad institucional entre ERC, PSOE y Podemos, el poder judicial juega con los tempos de publicación de la resolución que puede conllevar la inhabilitación del presidente de la Generalitat, Quim Torra, con el posicionamiento del Tribunal Supremo respecto al eurodiputado Oriol Junqueras o con la salida de algunos de los detenidos el pasado 23 de septiembre".

"La CUP alerta, pues, que facilitar la gobernabilidad al Estado no aportará soluciones ni para frenar la represión ni para el ejercicio del derecho de autodeterminación, como tampoco en materia de políticas sociales que estén a la altura de las necesidades de las clases populares de todo el Estado", ha explicado el comunicado.

Por esto, ha asegurado, "la CUP-PR reafirma el 'no' a Pedro Sánchez y al Gobierno de coalición y avisa de que este acuerdo contribuirá a dar aire a la represión, a reforzar la deriva recentralizadora del Estado y a la vulneración sistemática de los derechos, impidiendo avanzar hacia la liberación nacional, social y de género".

Además, según ha indicado la formación, "un acuerdo para la investidura gestado a contrarreloj parecería que formara parte de los engranajes de pactos partidistas que se están dando al Gobierno de la Generalitat, al Congreso de los Diputados y al Ayuntamiento de Barcelona al mismo tiempo para el control de las instituciones y no para dar salida a los derechos y necesidades de la gente".

"En este sentido, hacer creer que una reforma del Estado es posible conlleva un riesgo de estancamiento y desmovilización evidentes y contribuir a la estabilidad del Gobierno español a cambio de gestos simbólicos desplaza el centro del debate del ejercicio del derecho a la autodeterminación", ha afirmado la CUP.

Defiende la "desobediencia civil masiva"

"Así pues, la CUP se reafirma en que la amnistía, la autodeterminación y la garantía de los derechos sociales y políticos solo llegará por medio del ejercicio de la desobediencia civil como motor de cambio colectivo y apuesta por no facilitar ningún retorno forzado a la estabilidad, bajo el chantaje de la represión, sin resolución real del conflicto", ha declarado la formación.

De este modo, "la candidatura apuesta por la inestabilidad del Estado desde todos los frentes, desde los espacios de desobediencia civil masiva y conquista de los derechos colectivos y se compromete a trabajar por la autodeterminación, la amnistía y el derecho a una vida digna".

"A pesar de que la CUP no comparte las políticas liberales y el proyecto de país que defiende el actual Govern, quiere mostrar de nuevo toda su solidaridad antirepresiva al presidente del Govern, Quim Torra, ante su inminente inhabilitación por parte de la JEC y reitera que ningún tribunal, ninguno, está por encima de la soberanía del Parlamento de Cataluña", ha concluido la formación.