El Partido Popular ha responsabilizado a la Delegación del Gobierno en Cataluña de cambiar de criterio e impedir al líder del PP, Pablo Casado, visitar las instalaciones de la Jefatura Superior de Cataluña, según han informado fuentes de la dirección nacional de la formación.

El PP ha anunciado este lunes que Casado se desplazaría a la jefatura de Policía en vía Laietana, situada en Barcelona, para dar su apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado frente a los altercados violentos que se están produciendo en las calles en protesta por la sentencia del procés.

 

Desde 'Génova' han señalado que el PP tenía "permiso" de la Delegación del Gobierno para entrar en la Jefatura Superior de Cataluña, pero que cuando Casado, Alejandro Fernández y Cayetana Alvarez de Toledo han llegado allí no les han permitido la entrada. Según las mismas fuentes del PP, ni siquiera les han dejado saludar a los fuerzas de seguridad que estaban en el exterior, a pesar de que Casado "simplemente quería saludar a los agentes de policía".

El PP considera que esas instrucciones vienen de la Delegación del Gobierno en Cataluña que, en un principio no había puesto inconveniente a esa visita y luego ha cambiado de opinión, según las mismas fuentes. El Partido Popular, que ha destacado la ausencia del comisario jefe cuando Casado se ha desplazado a vía Laietana, ha insistido en que la culpa no es de los policías, que solo reciben órdenes, han añadido fuentes de los 'populares'.

Interior asegura que "se sigue el mismo protocolo de siempre" porque los "partidos nunca han tenido autorización.

El Ministerio del Interior ha asegurado este lunes que "se sigue el mismo protocolo de siempre" al no autorizar que Casado visite esas instalaciones de la Jefatura Superior de Policía en Barcelona. "El protocolo que se sigue es siempre el mismo, los partidos nunca han tenido autorización para entrar en jefaturas o delegaciones", han explicado desde este Departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska.

Durante la conferencia-coloquio, Casado ya ha criticado que no le fueran a dejar entrar y lo ha achacado a que ese cambio de opinión podía deberse a que quería visitar esas instalaciones Sánchez, que también se ha desplazado a Barcelona este lunes. "Probablemente no podremos entrar porque querrá entrar él", ha enfatizado.

En cualquier caso, el presidente de los 'populares' ha defendido esa visita de Sánchez. "Nos parece estupendo", ha recalcado, para añadir que su partido no "está en el electoralismo" y lo que quiere es que el Gobierno de España visite a los heridos, ofrezca más medios para afrontar los disturbios y haya un "mando único" para coordinar a todas las fuerzas de seguridad.