Este sábado, Pedro Sánchez se refirió al salto a la valla de Melilla como un "violento asalto", responsabilizando de "todo lo sucedido" allí a las "mafias que trafican con seres humanos". Además, ensalzó el "extraordinario trabajo de la gendarmería" marroquí para dfender "la integridad territorial de España".

Tras estas palabras, las críticas se han ido sucediendo hacia el presidente del Gobierno, empezando por Unidas Podemos Melilla. La secretaria general, Gema Aguilar, criticó la "brutalidad policial ejercida por parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad marroquíes, exigiendo "una investigación independiente y exhaustiva".

"Sánchez, desde Bruselas, ha dicho que la Gendarmería marroquí se ha empeñado a fondo en el salto. Ha elogiado su extraordinaria colaboración. Sánchez no es consciente de lo que ha pasado aquí, porque si lo es tenemos un presidente sin escrúpulos", ha agregado Aguilar. Izquierda Unida también ha reclamado una investigación y ha mostrado "su profundo rechazo e indignación" a las palabras de Sánchez.

"Felicitar una actuación represiva de estas características, que ha tenido como resultado la pérdida de decenas de vidas humanas, es lo contrario que se espera de un presidente del Gobierno en un país democrático que debe tener entre sus principales objetivos la defensa inequívoca de los Derechos Humanos en cualquier circunstancia", critican.

También tirón de orejas de Yolanda Díaz, que se muestra "respetuosa con los Derechos Humanos" y pide "aclarar ya" esta cuestión. "Nadie debe morir así", ha lamentado.

Para el líder de Más País, Íñigo Errejón, la felicitación de Sánchez a las autoridades marroquíes es algo "horrible". "Las imágenes que llegan de la frontera marroquí son horribles. Y es horrible que el Gobierno felicite a la policía marroquí. ¿Esto es lo que se compró con el abandono del pueblo saharaui?", recoge en su cuenta de Twitter.

Misma crítica que la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que en su cuenta de Instagram afirma morirse "de vergüenza" ante el "racismo institucional" que, afirma, muestra el Gobierno central.

También se ha pronunciado al respecto la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, quien ha defendido que "repensar el modelo migratorio y la externalización de fronteras es una urgencia" y se ha mostrado "conmocionada por las imágenes que llegan desde Marruecos". "El respeto a los DDHH debe guiar siempre nuestra política exterior", ha manifestado.

En Compromís van más allá, y piden el cese del ministro de Exteriores y del ministro del Interior, además de la comparecencia urgente de Sánchez en el Senado, unas explicaciones que también reclama el PP ante una situación, dicen, "terrible" y que ven con "especial preocupación". "Si hubiera pasado con un gobierno del PP hoy arderían las calles de Madrid", ha afirmado Rafael Hernando.

Por su parte, Argelia habla directamente de "matanza" y de un uso de la fuerza "desproporcionado, similar al de ejecuciones sumarias". Mientras, desde Europa, respaldan al Gobierno: "Apoyamos totalmente los esfuerzos de España y de otros países de primera línea para proteger las fronteras", ha declarado Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, quien cree que la migración "es un reto difícil para todos".

Las ONG critican la postura del Gobierno español y marroquí

Las ONG reprochan el funesto final de los migrantes que trataron de saltar la valla de Melilla, critican la postura de los gobiernos de España y Marruecos y denuncian que incluso la policía marroquí entró en territorio español.

"Hemos visto a gendarmes que entran en el territorio de Melilla a recoger subsaharianos para llevarlos a territorio marroquí y seguir apaleándolos. Y si las fuerzas de seguridad del estado marroquí han entrado en territorio español es porque alguien se lo ha permitido", denuncia Amin Souissi, de la asociación Pro Derechos Humanos Andalucía.

En este sentido, apuntan que llevan semanas tras estos migrantes: "Las fuerzas de seguridad del estado marroquí está persiguiendo a estas personas, quemando sus chabolas, sus enseres...", asegura Amin Souissi.

Según las autoridades marroquíes, muchos de los fallecidos perdieron la vida a causa de la asfixia y las aglomeraciones. Precisamente, Marruecos reconoce 23 fallecidos, aunque las ONG hablan de 37 y denuncian, con la foto que puedes ver en el vídeo principal que acompaña a esta noticia, que se están enterrando cadáveres sin autopsia y sin identificación. "Los van a enterrar lo antes posible sin que haya ninguna investigación", lamenta al respecto el portavoz de la asociación Pro Derechos Humanos Andalucía.