Cristina Cifuentes ha roto su silencio en una entrevista en Telecinco. La expresidenta de la Comunidad de Madrid ha reaparecido tras año y medio alejada de la vida política y pública. Lo ha hecho porque "es el momento de hablar" ya que en este tiempo "se han dicho muchas cosas que son mentira".

Para comenzar, Cifuentes ha negado tajantemente que sea cleptómana y que esté recibiendo tratamiento por ello. Asegura que las cremas acabaron en el bolso por una equivocación. "Llegaron a mi bolso porque las meto yo, eso es una obviedad, pero por una equivocación fatal. Llevaba la cesta y el bolso y las metí sin querer en el bolso", ha señalado.

El robo de las cremas, "una equivocación fatal"

La expresidenta madrileña reconoce que pasó "una vergüenza horrorosa" al ser descubierta e insiste en que las pagó de forma inmediata. Denuncia que "el asunto de las cremas se utilizó para hundirla". "Ha habido medios que se han valido de las cloacas del Estado. Me han hundido y destruido", ha añadido durante la entrevista.

Reconoce que, tras el revuelo ocasionado, "ha habido muchos días en los que no quería abrir los ojos" y sostiene que ha sido víctima de una cacería. "Han ido todos al olor de la sangre. Ver a mi madre, mis hermanos, mi marido y a mis hijos sufrir fue algo que me afectó bastante", ha confesado.

Cifuentes ha señalado que había tomado la decisión de dejar el Gobierno madrileño mucho antes de hacerse público el vídeo del supermercado y ha apuntado que "todo su equipo cercano conocía la decisión" desde hacía tiempo. "Yo no me voy por el vídeo de las cremas. Yo tenía la decisión tomada, lo pensaba anunciar el 2 de mayo", aclara.

La expresidenta de la Comunidad de Madrid también ha defendido su inocencia en la trama 'Púnica' tras ser imputada por el juez. "No tuve nada que ver esos años con la gestión del PP".

"Con Casado tenía una amistad y en todo este tiempo no me ha llamado", apunta la expresidenta madrileña
"A mí se me imputa por una adjudicación que se realizó en la Asamblea de Madrid en la época en la que yo era vicepresidenta de la Asamblea y presidía las mesas de contratación, pero todas las contrataciones que se hicieron fue atendiendo el 100% de los requisitos técnicos. Tampoco participé en la puntuación y en la valoración, ni cambié ni una sola coma", ha explicado Cifuentes.

Considera que en España el término imputación ha perdido su sentido y "directamente ya estás condenado". Denuncia así que no ha contado con el apoyo de los dirigentes de su partido, aunque sí ha recibido el cariño de la militancia del PP.

"Hay personas que me lo deben todo políticamente y que me han apartado. Creo que los lazos de amistad deberían estar por encima. Con Pablo Casado tenía una amistad y en todo este tiempo no me ha llamado", ha añadido en esta entrevista televisiva.