Reservar un hueco en la arena podría ser parte de la "nueva normalidad" cuando las medidas de desescalada permitan disfrutar de las playas. Es la idea que ha desarrollado la empresa tecnológica Amazing Up, que ha creado una aplicación móvil que permite a los ayuntamientos controlar el acceso y el aforo mediante un sistema de reserva previa.

El objetivo, según explican los desarrolladores de 'Safe Beach App', como han bautizado esta herramienta, es poder disfrutar del litoral "de manera responsable y segura" una vez se vuelva a permitir el acceso.

En este sentido, el gerente de Amazing Up, Juan José Ortiz, afirma que se trata de un sistema "muy sencillo" para dar solución al problema que se plantean los ayuntamientos de zonas costeras para hacer cumplir las normas de prevención y distancia social frente al coronavirus.

Diferentes municipios ya están planteando sus propias medidas, basadas en su mayoría en barreras físicas para acotar espacios, con la idea de anticiparse a la normativa que se aplicará cuando se permita ir a playas, y que se prevé que contemple el control del aforo y medidas de distanciamiento entre los usuarios.

Para "minimizar" el impacto de esas medidas restrictivas, Safe Beach App propone un sistema mediante el que se colorearán unos "tótems" o pequeños iconos o balizas clavados en la arena para crear una matriz, un espacio dividido en el que cada ítem identificará un zona acotada de acuerdo con las medidas de distanciamiento.

Los bañistas, vecinos de la localidad o visitantes, entrarán en la aplicación desde casa para ver si hay espacio libre y el horario. Los usuarios encontrarán en azul o rojo las zonas que estén disponibles en cada franja horaria y así podrán reservar la suya para garantizarse ese espacio a su llegada a la playa.