Corinna Larsen busca su desimputación en el 'caso Villarejo', pocas semanas antes de su declaración ante la Audiencia Nacional, fijada para el próximo 28 de septiembre.

La defensa de la empresaria alemana ha presentado un informe pericial sobre los audios con el excomisario, con el que intenta demostrar que cuando se reunió con él ya no era policía y, por tanto, no habría delito.

El informe que ha entregado su defensa concluye que las grabaciones con José Manuel Villarejo se realizaron en octubre de 2016, meses después de que el comisario solicitara la jubilación voluntaria, en junio de ese mismo año.

Por lo tanto, no cabría el delito de cohecho que le imputa el juez Manuel García Castellón, que la ha citado para declarar como investigada a finales de este mes.

En su escrito, al que ha tenido acceso laSexta, la defensa alega que "del análisis del fichero de las grabaciones subrepticias, podemos concluir que fueron realizadas el 7 de octubre de 2016, cuando D. José Manuel Villarejo ya se había jubilado".

Este, añade, "habría causado baja como empleado público el pasado día 22 de junio de 2016, lo que significaría que el mismo carecería de la cualidad de funcionario al momento del supuesto encargo" que supuestamente le habría realizado.

El supuesto encargo de Corinna a Villarejo

Precisamente, el magistrado citó a Corinna como investigada para esclarecer "la posible existencia de un encargo" a Villarejo para obtener unos datos correspondientes a su asistente personal, de nacionalidad española.

En una de sus conversiones, Corinna expuso a Villarejo su inquietud acerca de que su asistente pudiera estar filtrando información sobre su vida privada. Él, tras recomendarle que comprobase sus llamadas y mensajes, le ofreció sus servicios explicando que tenía a los mejores especialistas del mundo.

Por ello, el juez considera que debe averiguarse si ese encargo llegó a materializarse y si se abonó dinero por ello, lo que podría constituir los delitos de cohecho activo y pasivo.

Recurso de Corinna: ve su comparecencia física desproporcionada

En laSexta hemos tenido acceso al último recurso presentado por Corinna Larsen, en el que reprocha al juez Manuel García Castellón que, cambiando su criterio inicial, la haya citado a declarar de manera presencial en la Audiencia Nacional, algo que asegura que es “carente de fundamento”.

Cree que esta situación es todavía más agravante “si se tienen en cuenta las actuales circunstancias excepcionales por la COVID-19”, algo que afirma que hace “más evidente” el llevar a cabo esta comparecencia a través de una videoconferencia.