Corinna Larsen informó a la Casa Real en 2019 de que el rey Juan Carlos le había solicitado la devolución de los 65 millones de euros de Arabia Saudí en el año 2014, tras su abdicación. Una cantidad que el monarca le transfirió en 2012 a través de la Fundación Lucum.

Lo hizo a través de una misiva en la que contó que se negó a hacer esta devolución porque quería "evitar potenciales acusaciones por delitos financieros" y que el rey emérito le acusó "falsamente de haberle robado sus bienes".

Esta es la información que se desprende de una carta publicada por 'El Mundo', en la que la consultora alemana se puso en contacto con Jaime Alfonsín Alfonso, jefe de la Casa Real, a través del bufete de abogados 'Kobre & Kim'.

Según se desprende de este documento, Corinna envió esta misiva con el objetivo de "proporcionar información de interés para los reyes" Felipe VI y Letizia y para que cesara "la campaña de difamación e intimidación que sufría desde hacía siete años" por parte tanto del "rey emérito como del general Félix Sanz Roldán, director del CNI".

El rey emérito la difamó y acusó por este hecho ante sus clientes y socios y ante jefes de Estado"

Esta "campaña", según señaló la examiga del rey emérito en la carta, ocasionó episodios "vergonzosos" para la familia real, que "continuaban poniendo en peligro su reputación". Por ello, propuso "un diálogo constructivo como primer paso para conciliar los intereses de ambas partes".

Respecto a la transferencia de los 65 millones de euros procedentes de Arabia Saudí que le hizo el rey en 2012, Corinna destacó que "el regalo no fue solicitado en ningún momento", sino que le fue presentado como algo "irrenunciable".

Dos años después Juan Carlos I le exigió la devolución de estos fondos pero, "aconsejada por su abogado suizo", Corinna "lo rechazó para evitar posibles acusaciones por delitos financieros". Algo que llevó al monarca a "acusarla falsamente de haberle robado sus bienes".

Fue entonces cuando, según la consultora alemana, comenzó una "campaña" contra ella. "El rey emérito la difamó y acusó por este hecho ante sus clientes y socios y ante jefes de Estado extranjeros", señala la misiva, que además apunta que este acoso se extendió a "su familia e hijos, que han sufrido especialmente las calumnias".