La embarcación pesquera 'Carla', de bandera francesa pero propiedad de un armador de Cudillero (Asturias), se encuentra retenida en el puerto lucense de Burela después de que uno de los miembros de la tripulación diese positivo en coronavirus.

El resto de los tripulantes, otros 15, permanecen confinados en el interior a la espera de que se conozca el resultado de las pruebas de coronavirus a las que han sido sometidos todos los marineros, salvó que "exista un criterio en contra por parte de las autoridades sanitarias".

La Guardia Civil custodia el buque al que solo ha tenido acceso personal sanitario para prestar atención sanitaria y realizar las pruebas de coronavirus.

En cuanto al tripulante que ha dado positivo, permanece también en el barco, pero aislado de sus compañeros.

Según informa 'El Comercio', desde la empresa armadora aseguran que ninguno de los otros quince marineros ha presentado por el momento "síntomas compatibles ni de otro tipo" y se encuentran "en aparente buen estado de salud".