El Tribunal de Cuentas condena al ministro Alfonso Alonso y al vicesecretario del PP Javier Maroto por el quebranto ocasionado a las arcas públicas cuando eran alcalde y concejal de Vitoria. Tendrán que pagar 390.000 euros por haber perjudicado al ayuntamiento en 2007 alquilando a un empresario un local para uso municipal en unas condiciones gravosas para el municipio.