Salen de prisión tres de los ocho condenados por la agresión a dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua, en octubre de 2016, que cumplen condena en Zaballa. Tras la concesión del tercer grado, este viernes han abandonado la cárcel.

Se trata de Adur Ramírez de Alda, Jokin Unamuno y Oihan Arnanz, quienes recibieron las condenas más altas del Tribunal Supremo, entre 8,5 y 9 años de cárcel. Pasan de esta forma a una situación similar a la que accedieron en diciembre Iñaki Abad y Aratz Urrizola tras haber cumplido la cuarta parte de su pena. El Supremo les condenó por delitos de atentado a la autoridad, lesiones, desórdenes públicos y/o amenazas.

 

A la salida de la cárcel, uno de ellos ha dirigido unas palabras a través de los medios, para relatar que ayer recibieron la noticia de que saldrían de prisión. "La sensación es muy fuerte, en este laberinto que nos ha tocado vivir. Hoy vamos a salir de él, pero todavía queda trabajo por hacer", ha apuntado. Prisiones ha tenido en cuenta, a la hora de determinar su progresión al régimen abierto/tercer grado, que los tres están a punto de cumplir la mitad de sus condenas, que han tenido buen comportamiento y un pronóstico favorable de reinserción.