La Generalitat Valenciana ordena que no se administre, al menos de momento, la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus a aquellas personas que se han vacunado fuera de su grupo.

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, ya ha dado orden a la Dirección General de Salut Pública a tal efecto, según ha confirmado este jueves el Ejecutivo valenciano. En concreto, ha cursado una instrucción para que se adopten las medidas necesarias y se dicten las instrucciones pertinentes para que no se ponga por ahora dicha dosis.

La instrucción llega después de que la Comunidad detectara que más de un centenar de personas -entre ellas varios alcaldes- se habían vacunado de forma improcedente, incumpliendo el protocolo de Sanidad. El presidente valenciano, Ximo Puig, ya avanzó su intención de que estas personas no recibieran la segunda dosis.

No obstante, la consellera ha solicitado al Comité de Bioética de la Comunidad Valenciana un informe sobre si procede o no completar el proceso de vacunación de las personas que se vacunaron de forma indebida.

La decisión definitiva se tomará después de conocer los planteamientos de dicho comité, aunque sus informes no son vinculantes, según ha apuntado la Generalitat en un comunicado.

Una decisión polémica

La decisión de no administrar la segunda dosis es controvertida. El director del CCAES, Fernando Simón, señalaba recientemente que sería un error no poner la segunda dosis.

En similar sentido se ha pronunciado el periodista Josep Corbella este mismo jueves en Al Rojo Vivo, donde ha aseverado que supone "desperdiciar la primera dosis". "Lo que más nos conviene es administrarles la segunda dosis, porque cuando una persona se vacuna, no solo se protege a sí misma, sino también a las personas de su entorno", ha agregado.

"Nos interesa que esté todo el mundo bien inmunizado, también los que actúan mal, también las personas ruines y mezquinas", ha concluido Corbella, que ha recordado que estas "también pueden contagiar". "El castigo no debe ser dejarles sin segunda dosis, el castigo es el escarnio", ha sentenciado.