El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha anunciado el confinamiento de la Comunidad desde este viernes 30 de octubre a las 12 del mediodía y por un periodo de siete días. La población sí podrá desplazarse en cambio "con total libertad" entre municipios, comarcas o provincias. "Solo queda prohibido entrar o salir de la Comunidad Valenciana", ha aclarado Puig.

El Gobierno valenciano ha indicado que esta medida se adopta para reforzar la estrategia de prevención que indican los expertos e salud pública, pero también por "solidaridad" con el resto de territorios de España que están peor, y por la "inacción y confusión que algunos gobiernos están generando". También, ha señalado el presidente de la región "para evitar medidas más drásticas que afecten a la vida social y económica de las familias".

Ante el puente de Todos los Santos, las diferentes comunidades han ido anunciando a cuenta gotas cierres perimetrales para sus territorios. Una medida que contiene la movilidad de los ciudadanos entre provincias durante estos días y, a consecuencia, trata de contener los contagios del coronavirus.

Puig ha recalcado que "nada vale más que una vida" por lo que asegura que antepondrá siempre "la salud a la economía". Además, en las zonas más afectadas se han endurecido las restricciones de aforo, que pasan a tener un límite de un tercio en lugares cerrados y la mitad en espacios abiertos.