El Ministerio de Sanidad se abre a que las comunidades planifiquen la realización de test de coronavirus en farmacias, una medida que reclamaban la Comunidad de Madrid y Catalña y a la que se resistía inicialmente del Gobierno. Eso sí, Sanidad pedirá un "plan" a las comunidades con los detalles de cómo se harán estos test.

Así lo ha hecho saber el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien ha apostillado en rueda de prensa que, aunque los test de antígenos "pueden ser útiles si se usan adecuadamente y con propósitos específicos", deben ser realizados por personal sanitario capacitado y con las instrucciones del fabricante. "No son test de autodiagnóstico", ha recordado.

De esta manera, Illa ha indicado que aquellas comunidades que quieran usar las farmacias para hacer este tipo de test "hagan un plan" detallando una serie de cuestiones: "Qué quieren hacer y cómo lo quieren hacer, qué tipo de test, con qué personal, si va a haber circuitos separados, cómo van a vincular los datos y si el personal es conforme a lo que indica el fabricante...".

Desde la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid afirman que presentará el plan requerido al Ministerio a la mayor brevedad posible. La realización de test antígenos en farmacias es una de las apuestas de la Comunidad de Madrid y de Cataluña como vía de control para los brotes de la COVID-19. En la capital, el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, considera estos test rápidos -el resultado se conoce en 15 minutos- como una vía importante para localizar focos y aislar a positivos con celeridad, en lugar de esperar las 24 o 48 horas que requiere el análisis de una PCR.

Pese a que Illa no ha dado nada por cerrado y mantiene su posición, Ayuso ya da por hecho e incluso publica en Twitter que el Gobierno ha accedido a realizar estos test de antígenos en farmacias.

 

Medidas excepcionales

"Estamos en una pandemia y tenemos que tomar medidas excepcionales", ha aseverado Zapatero, sobre el hecho de que sean realizados por farmacéuticos, afirmando que -a expensas de analizar la arquitectura de los locales-, "en la inmensa mayoría de las farmacias se pueden hacer test de antígenos".

La secretaria de Estado de Sanidad, Silvia Calzón, ha señalado este mismo miércoles que la medida "se tiene que seguir estudiando" y ha alertado del riesgo de generar "falsa seguridad" con este tipo de pruebas.

Según ha advertido, fuera del testeo de contactos estrechos y pacientes sintomáticos en los primeros cinco días, "hay que ser muy cautelosos con la interpretación de estos test". "Imagínense el riesgo que se asume en una población cuando pueden ocurrir falsos negativos y alguien puede tener una falsa tranquilidad de no estar contagiado y seguir estándolo", ha alertado.

Riesgos legales

No obstante, Fernando Simón señalaba este mismo lunes que realizarlos en las farmacias podría ser una ayuda importante contra el coronavirus, si bien advirtió de que hay que ser conscientes de los riesgos asociados y los problemas legales y competenciales que podrían plantearse.

Desde Bruselas, la Comisión Europea ha recomendado este miércoles a los países miembros el uso de los test rápidos de antígenos para diagnosticar a los casos sospechosos, pero solo a aquellos que muestren síntomas, ya que son menos efectivos a la hora de cribar casos asintomáticos.