La Comunidad de Madrid no pasará, de momento a la fase 1 de la desescalada. Una decisión del Ministerio de Sanidad que Isabel Díaz Ayuso tacha de "ataque político" contra la región, a la vez que lo achaca a una "campaña inaceptable" contra su gobierno.

Así lo ha manifestado en un comunicado emitido poco después del anuncio de Sanidad, en el que la presidenta avanza que solicitará formalmente al Ministerio un informe "para conocer los criterios objetivos" que le han llevado a denegar a Madrid el cambio de fase y amenaza con acciones legales en caso de no recibirlo "o comprobar en él que se ha perjudicado deliberadamente a los madrileños".

A juicio de Díaz Ayuso, "está claro que esta decisión se ha tomado más allá de las puertas del Ministerio de Sanidad", recoge en la nota, en la que reprocha que "los mismos que negaban la gravedad de la epidemia el 8M niegan ahora el cambio de fase a Madrid sin criterios técnicos".

La reacción de la presidenta madrileña ha llegado a través de Twitter, donde ha expresado el mismo parecer: "El Gobierno no deja a Madrid pasar de fase y seguirá paralizada. No hay explicación técnica", ha escrito en la citada red social, donde ha insistido en que la Comunidad está preparada.

"No somos la región que más % de contagio tiene. Estamos preparados. Se arruinan nuestros comercios y cada semana perdemos entorno a 18.000 empleos. Madrid ha cumplido", ha agregado.

 

Aguado afirma que la decisión "ha sido política"

También el vicepresidente del Ejecutivo regional, Ignacio Aguado, una de los principales voces en pedir el cambio de fase de Madrid, se ha mostrado muy crítico en redes sociales asegurando que la decisión del Gobierno de España "no ha sido técnica, sino política".

"No han presentado ni un solo argumento que justifique que no podamos pasar de fase. Cumplíamos y se han opuesto. Están condenando a miles de madrileños a la ruina y destruyendo el motor económico de España".

Desde el Ayuntamiento de la capital, la vicealcaldesa, Begoña Villacís, se ha pronunciado: "Condenados a la 'nueva normalidad' según el PSOE, conviene definirla: Quiebra del pequeño comercio, dos meses después ya no aguantan más. Quiebra de restaurantes, cafeterías. Sin ingresos, sin expectativas de tenerlos. Desempleados (muchos sin cobrar el ERTE). Pobreza".

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, habla de falta de transparencia. "Mientras no se hagan públicos los documentos que justifiquen la resolución tomada y el nombre de aquellos que la han avalado, no considero que sea una decisión ajustada solo a criterios sanitarios", ha apuntado.

 

Queja de los empresarios madrileños

Sobre cómo afectará a la actividad económica se ha expresado en Twitter Miguel Garrido, presidente de la Confederación de Empresarios de Madrid -CEIM- y vicepresidente de la CEOE: "Una semana más sin actividad en Madrid. Miles de empresas y autónomos no podrán seguir y otros muchos empleos se perderán. Y el gobierno sigue sin explicar los criterios para ello. Es intolerable".