España ya ultima el 'Certificado COVID' que la Unión Europea pretende poner en marcha el 1 de julio. A pesar de que Sanidad aún no ha explicado todos los pasos que habrá que seguir para obtenerlo, ya ha dado algunos detalles de cómo funcionará para agilizar el turismo por la Unión Europea de cara a este verano.

Entre otros datos, este certificado recogerá la vacunación de cada uno de los viajeros y, a pesar de que no será un requisito indispensable para viajar, permitirá hacerlo evitando las comprobaciones en las fronteras del país de llegada. Te explicamos cómo puedes conseguir el 'Certificado Digital Verde':

¿Cómo se consigue?

Este certificado europeo será un documento expedido por las comunidades autónomas, tendrá validez tanto en su versión en papel como a través del teléfono móvil mediante un código QR que garantizará que el certificado es auténtico.

Según ha explicado la ministra de Turismo, Reyes Maroto, a laSexta, su acceso será muy fácil gracias a la utilización de una aplicación similar a la que se utiliza actualmente para poder viajar con una PCR negativa, 'Spain Health Travel': "Hemos desarrollado un formato más integral en el que se incorpora también un certificado de vacunación o la documentación que indica que la persona ha pasado la enfermedad. Únicamente se tendrán que descargar la aplicación y cargar la documentación para que se genere el QR con el que podrá moverse con seguridad y libertad".

El Ministerio de Sanidad, por su parte, será el encargado de coordinar los registros y sistemas de información que expenderán los certificados de vacunación a los ciudadanos.

Una vez expedido, los viajeros solo tendrán que pasar su código QR por un lector para evitar someterse a cualquier espera o control de seguridad en las fronteras de cualquier país de la Unión Europea. Además, según ha informado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, "España esta trabajando intensamente con la Comisión Europea para extender este certificado a terceros países".

No obstante, actualmente, 7,7 millones de personas en España ya están inmunizadas contra el COVID y el Gobierno prevé que para esas fechas el número ascienda a entre 20 y 25 millones de personas. Todas ellas poseen un documento expedido el mismo día de la inmunización en el que se indica la fecha de vacunación, la vacuna suministrada y el lote inoculado.

Un documento con el que algunos países ya permiten la entrada en sus fronteras. Es el caso, por ejemplo, de España, que hoy ha anunciado que a partir del 7 de junio permitirá la entrada sin restricciones de cualquier persona inmunizada con una vacuna aprobada por la EMA o la OMS.

Es el primer paso para una reapertura del turismo internacional en plena carrera por alcanzar la inmunización de grupo en el mes de agosto.

¿Qué beneficios tiene el 'Certificado COVID'?

El 'Certificado COVID' se expedirá en dos idiomas (el del país de origen e inglés) y estará disponible en toda la UE a partir del 1 de julio. Se trata de un certificado que será gratuito y universal. Cualquier ciudadano de la Unión Europea podrá acceder al mismo y no se utilizará en ningún caso como motivo de discriminación entre turistas.

En él se justificará si la persona que lo posee está vacunada o posee un resultado negativo en una PCR para que se evite cualquier tipo de comprobación a la llegada a su destino turístico.

Tal y como ha explicado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no se trata de un pasaporte ni un requisito indispensable para viajar, sino de un instrumento que facilitará la movilidad para poder vivir un verano más cercano a los pre-pandémicos. Los ciudadanos sin vacunar, por tanto, también podrán viajar por la UE.

El certificado no librará de manera automática al viajero de tener que cumplir medidas restrictivas al llegar su destino, como el cumplimiento de una cuarentena o un nuevo test PCR, pero sí recoge el compromiso de los Estados miembros de abstenerse en principio de imponerlos este tipo de medidas adicionales.

La Unión Europea no ha acordado, sin embargo, la gratituidad de las PCR vinculadas al certificado, aunque sí contempla que deberán ser "asequibles" para todos los europeos.