El Gobierno ya ha presentado su plan para la desescalada del confinamiento, que se desarrollará en cuatro fases. Cada una de ellas se extenderá como mínimo dos semanas, pero su duración no será igual en todos los territorios: dependerá de la progresión de la pandemia de coronavirus en cada uno de ellos.

¿Cómo se decidirá entonces cuándo una provincia o isla está lista para pasar de una fase a la siguiente? Pedro Sánchez detalló el martes que se decidirá "en base a criterios objetivos", una serie de "marcadores" que servirán para definir la situación en que se encuentre cada territorio y permitirán determinar si está preparado para avanzar.

En concreto, estos marcadores que determinarán cuándo se puede pasar a la siguiente fase o, por el contrario, es necesario retroceder, son los siguientes:

La situación epidemiológica de la zona

El avance de la situación epidemiológica (el diagnóstico e identificación de la pandemia en cada territorio) será fundamental para determinar si una zona está lista para pasar de fase. Algunos de los indicadores epidemiológicos que se tendrán en cuenta para valorarlo serán el número de casos detectados, así como de pacientes hospitalizados, ingresados en UCI y fallecidos, aunque no se han establecido umbrales de cifras.

También se tendrán en cuenta el número de pruebas realizadas y sus resultados, entre otros indicadores que se detallan en el documento unas líneas más abajo.

La capacidad del sistema sanitario

El seguimiento de las capacidades asistenciales, tanto en Atención Primaria como hospitalaria, así como en UCI, será asimismo determinante para decidir cuándo se puede cambiar de fase.

Algunos indicadores que se tendrán en consideración son la ocupación de camas en Cuidados Intensivos, la disponibilidad en stock de material de protección y respiradores en reserva, la capacidad de los laboratorios o el número de centros no sanitarios en disposición de ser medicalizados.

Indicadores de movilidad

También se estudiará la evolución de la movilidad a lo largo del proceso de desescalada, monitorizando los desplazamientos a distintos niveles (intra e interprovinciales, viajes de largo recorrido, transporte público en grandes ciudades, transporte de mercancías, etc.), así como su relación con la transmisión de la epidemia.

Indicadores socioeconómicos

Asimismo, se hará un seguimiento social y económico del impacto del proceso de desescalada, que se tendrá en cuenta para acordar la transición de una fase a otra. En este sentido, se observarán variables como la afiliación a la Seguridad Social, ERTE y consumo de electricidad, entre otros.

Por otra parte, Sánchez indicó el martes que a la hora de determinar la transición de una fase a otra se tendrá también en cuenta la implantación de medidas de protección colectiva en comercios, transportes y espacios públicos.

Todos los marcadores, según prometió el presidente, serán "públicos" y "transparentes", con el objetivo de que "la ciudadanía pueda conocer los criterios de las decisiones". Los indicadores y las fuentes de las que se obtendrán los datos se detallan en un "panel integral de indicadores" que el Gobierno ha hecho público y que puedes consultar aquí: