Primer paso para la creación de una comisión de investigación sobre la operación 'kitchen' y la presunta implicación en ella de exaltos cargos del primer Gobierno de Mariano Rajoy y del PP.

Este martes, la Mesa del Congreso ha admitido a trámite las peticiones formuladas, por un lado, por PSOE y Unidas Podemos, y por otro, por ERC, EH Bildu, el Grupo Plural (JxCat, Más País, Compromís, BNG) y la CUP.

Es ahora la Junta de Portavoces la que tiene que decidir cuando se debaten las propuestas en el pleno, lo que no sucederá hasta la semana que viene. Ello indica que el debate en el pleno del Congreso sobre la constitución de la comisión no será antes de la última semana del presente mes. Desde el PSOE confían en que ya en octubre esté funcionando.

Cabe la posibilidad de que los grupos que han registrado las solicitudes acuerden tramitar una sola, ya que ambas pretende ceñirse a la investigación del supuesto operativo parapolicial que crearon responsables públicos del Ministerio de Interior que dirigió Jorge Fernández Díaz. Operativo, de acuerdo con la investigación judicial en curso, que buscó apropiarse de una serie de pruebas del extesorero del PP Luis Bárcenas.

El PP verá cómo se crea una comisión en el Congreso sobre una causa judicial que le afecta tras la que se constituyó en la XII legislatura sobre su financiación. Según los escritos de las propuestas para crear una comisión, ésta duraría tres meses, aunque los trabajos podrían prorrogarse si el pleno así lo aprueba.

José Luis Martínez-Almeida, el portavoz nacional del partido, ha dicho que "si se confirman los hechos el PP tendría que tomar decisiones”" ¿Qué decisiones?, le han preguntado en una entrevista en TVE, a lo que ha contestado: "Las que marcan los estatutos". Y ¿qué dicen los estatutos? Que "se les suspenderá de militancia cuando haya juicio oral".

Almeida ha recordado que de momento no hay imputaciones y que lo que predomina es la presunción de inocencia, pero también ha sido claro a la hora de garantizar que se actuará. "El PP no ha negado que los hechos, en caso de confirmarse, son graves, y tendrá que tomar sus decisiones", ha reiterado, pero rápidamente ha querido desviar el foco hacia Podemos y su caso de presunta financiación irregular.

Vox, por cierto, está estudiando personarse como acusación popular en el caso Kitchen, según ha adelantado su líder, Santiago Abascal. Espinosa de los Monteros, portavoz en el Congreso, ha anunciado que Vox se abstendrá en la creación de la comisión de investigación porque creen que se debe investigar en el ámbito judicial.

Desde el PSOE, su portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, ha asegurado que el PP de Casado "es el PP de siempre, y la reacción de Casado, es la misma reacción del PP de siempre": "Casado ha elegido las mismas frases que utilizó Rajoy antes que él. Mismas expresiones, mismas reacciones y mismas ocultaciones y contradicciones".

Unidas Podemos insiste en que Casado tiene que acudir a esa comisión y dar explicaciones: "Parece que la secretaria general -entonces María dolores de Cospedal-participó en la operación y que el presidente tenía conocimiento de la operación", ha apuntado Pablo Echenique, quien ha tachado de "gravísimo" el presunto uso de los instrumentos del Estado.

Desde ERC, su portavoz, Gabriel Rufián, ha dicho que es una buena noticia porque saldrá adelante y cree que debería comparecer la antigua cúpula del PP y la actual: "Cuando yo iba al instituto, Casado estaba en el PP. Teodoro García-Egea también estaba ahí".