Andalucía, Baleares y Melilla ya están vacunando a la población general menor de 60 años, mientras Cataluña, Aragón y Navarra han empezado a citarlos. Un hecho que se ha visto aupado por dos razones: en primer lugar, el aluvión de dosis de las últimas semanas, que ha permitido aumentar el ritmo de vacunación hasta más de dos millones la semana pasada.

En segundo lugar, la población inmunizada: no es solo que ya se hayan vacunado con las dos dosis más de 5 millones de personas, sino que el 57,6% de los mayores de 60 en nuestro país ya han recibido al menos un pinchazo de la inyección contra el coronavirus.

Este hecho ha llevado a regiones como la andaluza a adelantar la vacunación de más grupos de edad. En este territorio, sin ir más lejos, 9 de cada 10 personas de entre 70 y 79 años ha empezado su inmunización. Y en el caso de las personas de 60 a 69 años, el porcentaje de personas que han empezado su inmunización ya roza el 60%.

Ahora bien, ya sea en Andalucía, Baleares o cualquier otra comunidad, todas ellas se enfrentan al mismo problema: la estrategia de vacunación de Sanidad contra el COVID-19 aún no prevé un plan para la población más joven. De momento, el funcionamiento se ha dividido entre el personal esencial y las personas consideradas vulnerables, así como los grandes dependientes. Pero la vacunación de las personas de 55 años, por ejemplo, en estos momentos está limitada a los huecos existentes en la estrategia.

Pfizer y Moderna, las únicas inyecciones para este grupo

Hasta el momento, y después de los múltiples cambios que ha sufrido el uso de AstraZeneca (en un principio utilizada solo en menores de 55, después ampliada hasta los 65 y ahora solo empleada en mayores de 60), la población más joven, de acuerdo con el plan de vacunación, solo puede optar a dos inyecciones: las de Pfizer y las de Moderna.

Esto se debe a que también el último antídoto incorporado a las CCAA, el de Janssen, primera vacuna monodosis contra el COVID-19, solo debería ser empleado en personas mayores de 70 años. No obstante, ya hay alguna que otra comunidad que se ha saltado dicho margen; por ejemplo Galicia, donde se vacuna a los grandes dependientes de "cualquier edad", según la Xunta.

Básicamente, por las características de la vacuna: el hecho de que sea efectiva con una dosis evita desplazamientos problemáticos para estas personas vulnerables. Además, los datos avalan este criterio, debido a que 1 de cada 3 mayores de 70 en esta región ya tiene la pauta completa.

Andalucía y Baleares, ya en marcha

Así, ante este avance en la vacunación, Andalucía ha empezado a vacunar contra el coronavirus a personas menores de 59 años, aunque solo en algunos distritos donde la población prioritaria ya ha finiquitado su inmunización. Es decir, en aquellos territorios donde los mayores de 60 están con la pauta completa.

La estrategia en este caso, ante la falta de respuestas del plan, es adelantar las vacunas de Pfizer y Moderna. La región también cuenta con un elevado número de dosis de la compañía anglo-sueca AstraZeneca (281.300 viales), pero esta deberá ser utilizada solo para mayores, un hecho que el consejero de Salud de la región, Jesús Aguirre, llevará en forma de queja al Consejo de Interterritorial de Salud de esta tarde, ya que considera que no se debe ralentizar el ritmo de vacunación.

En el caso de las Islas Baleares, también ha comenzado la vacunación del denominado Grupo 9; es decir, personas de entre 50 y 59 años. También es el caso de Melilla, que por su condición de ciudad autónoma cuenta con unos datos diferentes al resto de territorios.

Sin ir más lejos, esta zona es la que más ha inmunizado a personas de entre 70 y 79 años (un 13,7%, mientras un 63,8% ya tienen pauta completa). Por ello también ha sido de las primeras en cambiar el grupo de edad; eso sí, en dos turnos: por un lado, nacidos en el primer semestre de 1962 y, por otro, los nacidos en la segunda mitad de dicho año.

Junto con eso, está a la espera el comienzo de otras regiones, que ya advierten de su cambio de estrategia. Cataluña empezará a vacunar a este grupo de edad el próximo lunes, razón por la que están citando ya esta misma semana a los ciudadanos, mientras Navarra también ha comenzado a hacer las pertinentes llamadas, además de forma progresiva entre los que tienen 59 y 58 años.

Este mismo tema será debatido en el Consejo Interterritorial de Salud, especialmente ante el deseo de algunas regiones de utilizar más inyecciones en más grupos, y no solo Pfizer y Moderna. Una decisión que, más que por afirmación, se hace por exclusión, ya que es el único hueco existente a día de hoy en la estrategia de vacunación.