La escuela pública infantil y de primaria Montserrat Solà y la guardería la Llàntia de Mataró, en Barcelona, han tenido que cerrar por sospecha de casos positivos de COVID-19 en adultos del ambos centros.

Así lo ha confirmado la Conselleria d'Ensenyament a laSexta, que ha indicado que ya este miércoles los alumnos no han acudido a los centros de forma preventiva. Los afectados están esperando el resultado de las pruebas PCR, unos resultados que se prevé que lleguen en los próximos días, pero hasta entonces los centros se mantendrán cerrados.

El cierre ha afectado un total de 10 familias, dos en la guardería y ocho de la escuela de primaria, según recoge 'RTVE'. La medida se ha adoptado siguiendo el protocolo confeccionado para la reapertura de los centros educativos en Cataluña durante la desescalada que fue publicado el pasado 20 de mayo.

Los centros educativos abrieron el pasado lunes, cuando todos los territorios de España pasaron a la fase 2 o la fase 3 de la desescalada, lo que permite la vuelta a las aulas para determinados casos y de manera voluntaria. Entre ellos, se contempla la apertura de centros infantiles para que aquellos padres y madres que no tienen la opción de teletrabajar puedan llevar a sus hijos.