Periodistas rodeando entrevistados en cada esquina, cámaras imposibles y micrófonos por cielo y tierra. A la que te descuidas, un político o un balance de blancos. El plató se sale del Tribunal Supremo.

El perímetro judicial se ha reducido y sólo los 600 periodistas y los 200 policías eran la excepción para situarse en las cercanías al edificio.

"Yo quiero entrar para ver cómo la Constitución se aplica", dice una mujer que ha acudido a la entrada del Tribunal Supremo. El público de la calle ha hecho cola para ser seguir desde dentro el proceso.

"Este probablemente sea el juicio más importante en la historia de la democracia", dice un hombre situado en la cola. El primero ha llegado a las 5:30 y los asistentes se han enumerado para llevar un orden.

Las horas de espera han estado amenizadas con la llegada de los enjuiciados: "Al trullo" o "unidos siempre" han sido algunos de los gritos que se han escuchado a las puertas del Supremo. Pero tras tanta espera, solo entraron los 40 primeros.

Letrados, periodistas o policías. No podemos grabar el interior, pero el segundo foco de concentración en el barrio es un bar justo en frente del Tribunal Supremo."No cabe ni un alfiler", comenta un joven.

Los cafés dentro, pero las protestas se han quedado fuera del perímetro de seguridad. A un lado de la calle Génova, los españolistas, al otro, los independentistas. Les trasladan para evitar enfrentamientos, sin éxito.

El juicio del 'procés' da la vuelta al mundo: más de 600 periodistas acuden al Tribunal Supremo

Hasta 600 periodistas de al menos 150 medios de comunicación se han acreditado para poder cubrir el juicio del 'procés' en el Tribunal Supremo. De ellos, al menos 50 provienen de medios internacionales.